Espejo inclinado DIY

Cuando vives en un espacio pequeño una de las maneras de añadir espacio visual es mediante el uso de espejos de pared. Me gustó el aspecto de los espejos largos inclinados que se colocan en el suelo y se apoyan en la pared, como éste de West Elm o éste de Pottery Barn. En lugar de comprar el espejo, decidí encargar a mi marido que creara una versión similar y económica.
Compró dos tablas de pino de 1 x 6 de 24 pulgadas para la parte superior e inferior del marco y dos tablas de 58 y 1/2 pulgadas para los laterales. Puedes tenerlas precortadas a tu medida en Home Depot o Lowes. Para la parte trasera se cortó un trozo de madera contrachapada de 17 1/4" x 61 1/2". La altura final del espejo fue de 69.5" de alto por 24" de ancho.


Primero, el lado interno del marco (que sostendría el espejo) fue fresado con una broca de 1/4" ajustada a una profundidad de 1/4". El espejo que utilizamos tenía un grosor de 1/4" para que encajara dentro del borde fresado.
Luego se tiñó la madera con Minwax Dark Walnut, y se aplicó una capa de poliuretano después.
Se utilizó una plantilla krig para taladrar los agujeros para fijar la madera en el marco del espejo. Luego se midió el espacio negativo para el espejo dentro del marco.
Compramos el cristal del espejo en una tienda local de suministros de cristal, Capital City Glass. He visto algunas versiones de un espejo inclinado hechas con un espejo de Ikea más pequeño, pero yo quería un espejo más alto con un cristal más grueso para darle un aspecto más robusto.
Lee el resto en mi blog.

Este proyecto fue traducido del inglés