De vagón oxidado a estantería rústica

Un vagón oxidado de una venta de garaje, restos de madera y una tubería de fontanería se combinan para crear una bonita estantería para el baño o la habitación de juegos de los niños.
Primero quité las ruedas y el tirador. Lijé el óxido con una lijadora eléctrica. A continuación, corté el vagón por la mitad a lo largo con una sierra de mano.
Los materiales necesarios fueron


(1) pieza de madera de desecho cortada a lo largo del vagón


(1) Tubo de 1/2 pulgada por 18".


(2) tubos de 1/2 pulgada en forma de codo


(2) tubos de 1/2 pulgada por 3 pulgadas


Pintura de esmalte roja y negra


(8) Pernos de 1/2 pulgada con tuercas y arandelas.


(2) Placas base de metal de 1/2 pulgada
Luego ensamblé los tubos, pinté el vagón y la madera. Fijé la madera en la mitad cortada del vagón con clavos de acabado. Perforé 8 agujeros en la parte inferior del vagón y los fijé con pernos y tuercas. A continuación, fijé las perchas en la parte trasera.
El producto final es una divertida y resistente estantería que puedes utilizar en cualquier habitación. La buena noticia es que tienes la otra mitad de la carreta para crear una segunda para un amigo. Este proyecto puede realizarse con un vagón pequeño o grande. Si se trata de un vagón antiguo, deja el logotipo y el óxido en el exterior para añadir carácter a la pieza.

Este proyecto fue traducido del inglés