La vieja tabla de planchar de madera se convierte en una pizarra

Creo que las viejas tablas de planchar de madera pueden ser tan bonitas como funcionales. Tienen mucho carácter y a la vez pueden ser muy útiles. Las he utilizado como mesas auxiliares, mesas de bar o simplemente como espacio extra para el buffet en reuniones y fiestas. Y, cuando la fiesta termina, se pliegan fácilmente y se pueden guardar en un armario sin ocupar mucho espacio. Mi tipo de "muebles".
Este proyecto particular de reutilización se me ocurrió mientras doblaba una de mis tablas de planchar para guardarla. Mientras la plegaba, pensé que se parecía a un caballete (véase la imagen de abajo).
Enseguida empecé a planificar.
Sabía que sería la pizarra más bonita para los niños.
Lo primero que hice fue pintar la parte superior de la pizarra con pintura de tiza.
Luego, le pedí a mi marido que cortara la "pata sobrante" de las patas que sobresalían por la parte de atrás cuando la pizarra estaba montada.
Para sujetar todos los materiales de la pizarra, atornillé una vieja caja de madera para quesos a la parte inferior de la pizarra. Me encanta el carácter que aporta a la pizarra.
Mi hija estaba muy emocionada por empezar a "pintar con tiza" esta pizarra tan limpia.
La caja de queso es PERFECTA para la tiza y el borrador.
Al ver la foto de abajo, ¿crees que los niños están emocionados de que la primavera finalmente esté aquí también?
Esta pizarra resultó mejor de lo que pensaba. Es muy fácil para los niños llevarla y colocarla donde la necesiten. Y, créeme, ha estado por toda la casa con muchos dibujos y mensajes diferentes en ella.
Una vieja tabla de planchar de madera se convierte en una pizarra

Este proyecto fue traducido del inglés