Silueta de lienzo de colores DIY

Es increíble cómo algo colorido puede cambiar instantáneamente la sensación de cualquier habitación para que sea divertida y alegre y no aburrida. Este pequeño cuadro es el ejemplo perfecto de ello. Haz uno para la habitación infantil que estás decorando o una versión adulta para tu propio dormitorio. Todo lo que necesitas para este increíblemente sencillo bricolaje es un lienzo y pinturas acrílicas.
Elige una forma y empieza por dibujarla en un papel y recórtala para hacer una plantilla. La plantilla para este proyecto es un tacón, pero puedes utilizar muchas formas divertidas: ¡globos para la habitación de los niños o tal vez el mapa de tu país, con colores de fondo atenuados, para el salón!
Recorta la forma.
Pégala al lienzo con cinta adhesiva de doble cara para poder despegarla fácilmente después.
Dibuja ondas o patrones aleatorios sobre el lienzo y empieza a rellenar cada sección con un color diferente.
Con los acrílicos, es muy fácil cubrir una capa con otra para cambiar el color. El verde oscuro de la imagen de arriba se cambió por un tono más claro más tarde.
Empieza a pintar desde la silueta y traza hacia fuera. Si tus trazos van hacia la silueta, la pintura puede sangrar bajo el papel.
Deja secar la pintura y despega el papel.
¿Qué te parece?

Este proyecto fue traducido del inglés