Felpudo pintado DIY

Compré este sencillo felpudo verde en la tienda de un dólar, sin saber muy bien qué hacer con él. Entonces decidí que podía usarlo en mi patio trasero, en la puerta que lleva del jardín al lavadero. Esa puerta no se usa mucho, así que pensé que este felpudo barato serviría, pero no podía dejarlo en su estado natural. Al principio era muy aburrido.
Abajo se puede ver cómo se veía originalmente - simplemente verde. Cogí la cinta de pintor y me puse a trabajar.
Utilicé la cinta para trazar un patrón.
Luego lo rocié con pintura blanca y quité la cinta.
Me encanta mi pequeño felpudo. Nos ha aguantado muy bien, y cada vez que paso por la puerta, ¡sonrío! ¡Me hace feliz verlo!

Este proyecto fue traducido del inglés