Jabón de lavanda, limón y miel

Hacer tu propio jabón es sencillo y divertido. Puedes elegir entre un sinfín de aromas y una variedad de bases de jabón para hacerlo a tu gusto. El jabón hecho a mano es un gran regalo para la familia y los amigos, y puedes personalizar fácilmente cada pastilla para que sea especial y esté personalizada. Para este proyecto hemos utilizado bases de jabón para fundir y verter, que puedes encontrar en tu tienda de manualidades, lavanda seca, miel y ralladura de limón.
Corta el jabón en trozos pequeños y colócalo en un bol de cristal sobre agua hirviendo. Remueve con frecuencia hasta que se derrita por completo; ralla el limón y resérvalo. Una vez derretida la base de jabón, añade el aceite esencial de lavanda y de limón y mézclalo. A continuación, añade los brotes de lavanda, la ralladura de limón y la miel y mézclalo todo bien.
Vierte el jabón en moldes de silicona sobre una superficie plana y mezcla una vez más
Deja que el jabón se enfríe durante 3 o 4 horas, luego quítalo de la silicona y déjalo reposar durante otra hora en una superficie plana

Este proyecto fue traducido del inglés