Reloj despertador de pizarra

Hoy he hecho un inventario de los blogposts en los que estoy trabajando actualmente y me he encontrado con las imágenes de este tutorial. Después de un recuento vacilante, me he dado cuenta, para mi sorpresa, de que estas imágenes tienen ocho meses de antigüedad y de que empecé este blogpost el pasado mes de junio. Como Ebenezer Scrooge, ahora me enfrento a un viejo espíritu, por así decirlo "el fantasma del blogpost pasado", que quiere ser escrito y publicado. Aunque estoy bastante tentado de no terminar este post para transformarme tras mi muerte en la versión bloguera del fantasma de Marley. En lugar de huchas y carteras, llevaría cámaras de fotos, cuadernos y un manual de Photoshop como cadenas, y podría seguir a todos mis colegas blogueros, rondar por sus salas de manualidades y estudios y enviarles horrendas visiones de blogs borrados y discos duros destruidos cada vez que no se comporten como buenos blogueros y no sigan sus propios calendarios de publicación. Muahahaha...O simplemente podría terminar esta entrada del blog, pasar la prueba y seguir siendo Galadriel Ronja Lotte (y dejar de mezclar historias).
Material: un viejo despertador retro con cristal (no de plástico), un pincel, pintura de pizarra, cinta adhesiva y tiza (idealmente rotuladores de tiza).
En primer lugar, pega con cinta adhesiva el borde del despertador y luego sólo tienes que pintar el cristal con pintura de pizarra en dos o tres capas. Por supuesto, tienes que dejar que la pintura se seque entre estas capas. Ahora retira la cinta adhesiva y escribe en tu nuevo despertador de pizarra. Lo mejor es utilizar rotuladores de tiza, que tienen el mismo aspecto y funcionan como los rotuladores, salvo que la tiza líquida sale de la punta del rotulador. Si utilizas tiza normal, tienes que tener cuidado de no rayar demasiado la pizarra, pues de lo contrario corres el riesgo de volver a raspar la pintura.

Este proyecto fue traducido del inglés