Farolillos colgantes reciclados

Si eres de la Costa Oeste, sé que ya estás disfrutando de comer al aire libre durante estos días más largos. El ajetreo de la escuela y el trabajo siguen siendo una realidad, pero las noches luminosas y cálidas atraen constantemente a mi familia para cenar al aire libre. Para crear un ambiente más caprichoso y mantener a raya a las plagas con velas de citronela, decidí transformar algunos tarros viejos en faroles para colgarlos en nuestro patio. Este proyecto es tan fácil que puedes hacer que los niños te ayuden a reciclar la basura de la cocina para convertirla en una decoración de colores brillantes. En mi opinión, ¡todos ganan!
Empieza por asegurarte de que los 6 hilos de tu paracord tienen la misma longitud. En este punto voy a ser pesada y no te voy a dar una medida exacta. La razón es que tus frascos serán de diferente altura y puede que quieras que algunos faroles cuelguen más bajos que otros. Así que mi consejo es que cojas muchas yardas y juegues con ellas 😉 .
Una vez que tengas los 6 hilos igualmente alineados, haz un nudo simple en el punto muerto.
Ahora, separa los hilos de paracord en pares, formando una estrella de mar. Anuda cada par a un par de centímetros del nudo central. El siguiente paso es cambiar las parejas. Coge las parejas exteriores de dos pares y átalas juntas a un par de centímetros de los últimos nudos. Haga esto en todo el recorrido. Empezarás a ver que aparece un poco de telaraña a medida que haces los nudos alrededor.
Repite estos pasos unas cuantas veces hasta que tu "telaraña" sea lo suficientemente grande como para encestar tu tarro reciclado. El último paso será quemar los extremos para que no se deshagan, y juntar todos los extremos en un nudo final. Ya está listo.
Ha quedado muy bien! Me gusta el efecto multicolor, pero creo que voy a hacer algunos de un solo color de farol a farol. Puede que incluso haga algunos que sean largos y espectaculares. Es un proyecto tan divertido y rápido que será fácil jugar con él a medida que se acumulen mis tarros para reciclar.
Yay... ¡verano! Yay....upcycling!

Este proyecto fue traducido del inglés