Cómo doblar una sábana bajera correctamente (y ahorrarse un dolor de cabeza)

Por Hannah Twietmeyer


Para los que nos gusta mantenernos organizados, guardar la ropa de cama limpia es un mantenimiento rutinario cuando se trata de las tareas domésticas. Sin embargo, la visión de la ropa de cama bien envuelta y empaquetada no suele resultar debido a un culpable: la sábana bajera.


A diferencia del resto de las sábanas con esquinas rectangulares afiladas, las esquinas de una sábana bajera están redondeadas y recogidas sobre una banda elástica. Este diseño permite que la sábana se agarre a la parte inferior del colchón y se mantenga durante toda la noche. ¿Eficaz? Sí. ¿Fácil de doblar y guardar? No, si lo haces mal. Te enseñaremos a doblar una sábana bajera correctamente para guardarla sin esfuerzo y de forma organizada. (Ya que estás aquí, echa un vistazo a nuestra guía sobre los mejores juegos de sábanas blancas que hay ahora mismo en el mercado).

Manos doblando la sábana bajera morada

Foto vía Shawna Bailey


Por qué debes doblar correctamente una sábana bajera

Antes de que te rindas y metas tu sábana bajera desordenada en el armario de la ropa blanca, espera un segundo. Según Purple, una empresa líder en tecnología de colchones y ropa de cama, hay varios beneficios que se obtienen al doblar y guardar las sábanas bajeras de la manera correcta.

  • Almacenamiento fácil, limpio y compacto. Ya hemos mencionado que doblar una sábana bajera correctamente te ayudará a ahorrar espacio de almacenamiento, pero es cierto. Aunque pienses que una sábana bajera no abulta mucho, te sorprendería el espacio que puede llegar a ocupar. Aprender a doblar y comprimir una sábana bajera para que quede plana con el resto de la ropa de cama es un ahorro de espacio, sobre todo para los estantes estrechos del armario de la ropa blanca.
  • Tejido sin arrugas. Seguro que habrá arrugas en los pliegues, pero alisar una sábana bajera y guardarla plana ayudará a evitar las arrugas cuando llegue el momento de hacer la cama. En cambio, dejar la sábana bajera hecha una bola, o incluso parcialmente doblada, creará arrugas.
  • Hacer la cama es más fácil. Aunque meter las sábanas bajo el colchón no es la más ardua de las tareas, requiere un poco de trabajo. Así que cuando llegue el momento de colocar las sábanas nuevas, querrá poder encontrar lo que necesita con facilidad y sin ninguna molestia adicional. Una sábana bajera bien guardada estará guardada con el resto de la ropa de cama limpia, comprimida, plana y bien doblada. Cuando llegue el momento de desplegarla y colocarla sobre el colchón, no habrá enredos ni nudos en la tela si la has guardado correctamente.
brazos doblando las esquinas de la sábana bajera blanca

Foto vía Linda


Cómo doblar una sábana bajera

Te sorprenderá saber que en realidad hay varias formas de doblar una sábana bajera, y todas ellas mantendrán la pieza de ropa de cama ordenada y recogida hasta que estés listo para usarla. ¿Todo lo que necesitas para probar los siguientes métodos? Tus manos, una sábana bajera y una superficie plana.


Método 1: En forma de U

Paso 1: Empieza por ponerte de pie con la sábana bajera y sostenerla frente a ti, con el elástico hacia ti. Sus manos deben estar en un extremo de la costura del elástico, en las esquinas cortas de la sábana. Coloque la mano izquierda dentro de la esquina izquierda, debajo del elástico, y la mano derecha dentro de la esquina derecha.


Paso 2: Junta las manos frente a ti, con las palmas juntas como si estuvieras aplaudiendo. Con la mano derecha, voltee lentamente la esquina derecha de la sábana sobre la mano izquierda. Durante este movimiento, deslice la mano derecha hacia fuera. Las dos esquinas elásticas de la sábana bajera deben quedar ahora cubiertas por la mano izquierda.


Paso 3: Ahora, querrá deslizar su mano derecha de nuevo bajo las esquinas elásticas, donde está su mano izquierda. Libere su mano izquierda, desplazando ambas esquinas hacia su derecha. Pase su mano izquierda horizontalmente a lo largo de la costura elástica de la sábana hasta encontrar la siguiente esquina. Mete la mano por debajo de la esquina elástica. En este punto, debería tener las dos primeras esquinas cubriendo su mano derecha, y la tercera esquina cubriendo la izquierda. También debe sostener la sábana a lo largo.


Paso 4: Mantenga las manos extendidas frente a usted, de modo que la tela caiga de forma natural y la costura elástica orientada hacia usted se asemeje a un arco, o a una letra "U" invertida. Coloca la sábana sobre una superficie plana, con la costura todavía orientada hacia ti. Mantenga la forma de arco, alise la tela y mantenga las esquinas superiores tensas. A continuación, coge las esquinas superiores y dóblalas hacia ti, aproximadamente un tercio de la longitud de la tela. Alísalo todo y, a continuación, dobla las esquinas superiores hacia abajo otro tercio, de modo que los bordes superior e inferior se unan. La sábana debe tener el aspecto de un rectángulo largo y estrecho.


Paso 5: Alisa las arrugas antes de dar la vuelta a la sábana. Asegúrate de que los bordes de la tela están alineados y, a continuación, dobla uno de los bordes cortos del rectángulo hacia dentro un tercio de su longitud. Para terminar, dobla el mismo borde un último tercio y alinea los bordes. Deberías tener ante ti un cuadrado pequeño y compacto, listo para guardarlo.


Método 2: Enrollar

Paso 1: Coloca la sábana bajera sobre una superficie plana de forma que las costuras elásticas queden hacia arriba. Utiliza las manos para alisar la tela y eliminar las arrugas lo mejor posible.


Paso 2: Agarra las esquinas inferiores -el extremo largo- y dóblalas hacia el centro de la sábana. Alisa el borde doblado y luego coge las esquinas superiores. Dóblalas hacia abajo sobre el centro de la hoja y el área doblada que acabas de crear. Asegúrate de que los bordes están alineados y de que el elástico está metido por debajo de todo el rectángulo que has creado.


Paso 3: Presiona y alisa el rectángulo antes de coger uno de los bordes cortos. Llévalo hasta el otro borde, doblando la sábana por la mitad. Alisa la tela una vez más y empieza a enrollar uno de los bordes cortos hacia el otro. Mantén una presión firme hasta llegar al otro borde, y te quedará un pequeño rollo fácil de guardar en cualquier sitio.


Método 3: Doblar y meter

Paso 1: Coloque la sábana bajera sobre una superficie plana, preferiblemente el suelo. Empiece con la sábana en posición vertical y con los elásticos hacia el techo.


Paso 2: Tome las dos esquinas inferiores del extremo corto de la sábana. Dóblalas hacia arriba para que se junten con las dos esquinas superiores. Introdúcelas en las esquinas superiores, por debajo del elástico. La sábana debe tener la forma de un cuadrado.


Paso 3: Coge el borde izquierdo de la sábana y dóblalo hacia el centro antes de hacer lo mismo con el derecho. A continuación, dobla el borde inferior hacia arriba y alinea los bordes. Alisa la tela y ¡ya está todo listo!

pila de sábanas blancas

Foto vía Linda


Consejos para guardar una sábana bajera

Ahora que ya sabes cuál es la mejor manera de doblarla, aquí tienes algunos consejos para guardar tu sábana bajera recién planchada:

  • Guárdala en una funda de almohada. Este truco de almacenamiento de sábanas de Morning Chores es un ahorro de espacio. Una vez que hayas doblado y comprimido tu sábana bajera, puedes dar un paso más y meterla en una funda de almohada. Incluso puedes meter ahí la sábana y la otra funda de almohada después de doblarla, y tendrás todo en un mismo sitio la próxima vez que tengas que hacer la cama.
  • Aprovecha las estanterías y los carros de almacenaje. ¿No tienes un armario para la ropa blanca? No hay problema. Si doblas las sábanas correctamente, no deberían ocupar mucho espacio y se apilarán perfectamente en armarios, carros de la ropa sucia o incluso en estanterías abiertas. La empresa de ropa de cama Casper también recomienda guardar las sábanas en cajas o cestas para organizar mejor las estanterías, el espacio del suelo y del armario, y el espacio bajo la cama.
  • Esconda algunas sábanas para secadora en las zonas de almacenamiento. La ropa de cama suele necesitar algo de espacio para respirar para mantenerse fresca en el almacenamiento, pero los armarios estrechos no siempre lo hacen posible. Si su zona de almacenamiento está repleta de ropa de cama, simplemente meta algunas hojas de secadora entre las telas y los pliegues. Esto ayudará a mantener un aroma fresco y duradero.


¿Tienes un método probado para doblar las sábanas bajeras? ¡Háganos saber lo que funciona para usted en los comentarios!

Este proyecto fue traducido del inglés