Cómo hacer un ramillete para tu próximo gran evento

Por Stacey Pino


Para el baile de graduación, una boda o tu próximo evento importante, puede que estés buscando formas de ahorrar un poco de dinero en gastos, añadir un toque personal a tu evento o simplemente flexionar tu músculo creativo. Un ramillete de bricolaje es una forma divertida de conseguir las tres cosas.


Un ramillete es una sola flor o un pequeño ramo de flores que se lleva en ocasiones especiales. Los ramilletes pueden ser tan sencillos o tan elaborados como prefieras. La mayoría incluyen una cinta o un lazo junto con detalles únicos como plumas, cristales y perlas.


La tradición de llevar ramilletes en las bodas se remonta a la antigua Grecia, cuando se creía que el aroma de las hierbas y las flores frescas podía ahuyentar a los malos espíritus. Los ramilletes, que al principio se llevaban en el corpiño o en la cintura, ahora se llevan en la muñeca, en la parte superior del brazo, en el cuello e incluso en el pelo.


Te enseñaremos a hacer un ramillete casero con materiales básicos de manualidades y flores de imitación o de tu propio jardín.

ramillete de muñeca con flores falsas

Foto vía Reposhture Studio - Kim


Flores reales frente a flores falsas

A la hora de diseñar tu ramillete, puede que te preguntes si es mejor utilizar flores reales o falsas. Hay pros y contras para ambas y, en última instancia, se reduce a la preferencia personal.


Aunque las flores de seda de mayor calidad son preciosas, nada se puede comparar con la belleza de las flores reales. Y si utilizas flores más aromáticas, tu ramillete olerá tan bien como parece. Las flores frescas tienden a ser un poco más pesadas que las falsas, lo cual es algo que hay que tener en cuenta si se va a llevar en la muñeca o se va a sujetar a una correa fina de la ropa.


Por otro lado, sabemos que las flores frescas no duran para siempre. No puedes crear un ramillete vivo con demasiada antelación, y una vez que la noche haya terminado, no podrás volver a usarlo. Si quieres mantenerlo para siempre, tendrás que conservarlo, lo que lleva tiempo y dinero, pero puede merecer la pena.


Si has ido a una tienda de manualidades, sabrás que las posibilidades de las flores falsas son infinitas. Las flores de seda son increíblemente realistas y vienen en una plétora de tamaños, formas y colores.


La gran ventaja de las flores de seda es que tendrás tu ramillete para siempre y, durante años, estará tan bonito como el día que lo llevaste. Incluso puedes añadir flores secas o preservadas a tu ramillete, o utilizar una combinación de flores reales y falsas. Realmente no hay reglas cuando se trata de diseño floral.


Cómo hacer un ramillete

En los siguientes pasos, te mostraremos cómo hacer un ramillete y, si lo deseas, cómo colocar una banda para convertirlo en un ramillete de muñeca.


Herramientas y materiales necesarios


Paso 1: Diseñar el ramillete

Antes de abordar los pasos prácticos para hacer un ramillete, es útil planificar el diseño general de tu ramo, en particular la forma que quieres que tenga. ¿Dónde se va a llevar? ¿Quieres algo sencillo y elegante, o algo más orgánico y con textura? ¿Cómo de grande o pequeño quieres que sea tu ramillete? ¿Quieres una combinación de colores determinada? Busca inspiración en Pinterest y en las revistas para novias.


Paso 2: Reúne los materiales

Cuando trabajas con flores delicadas y frescas, no quieres perder el tiempo. Reúne todos los materiales para el ramillete y colócalos ordenadamente en tu espacio de trabajo antes de empezar.


Paso 3: Recorta los tallos

Con unas tijeras florales limpias y afiladas, recorta los tallos de todas las flores y plantas de relleno para que midan unos cinco centímetros.


Paso 4: Alambre para los tallos

Insertar el alambre en cada tallo los refuerza para ayudar a que el ramillete mantenga su forma. Para ello, empieza por las flores más grandes. Por ejemplo, una rosa de tamaño medio. Corta dos trozos de alambre floral de cinco pulgadas para cada flor.


Coge un trozo de alambre y empújalo en la base de la flor donde ésta se une al tallo. Saca el alambre por el otro lado para que la flor quede en el centro con la mitad del alambre sobresaliendo a cada lado.


Coge otro alambre y vuelve a introducirlo en la base de la flor, pero esta vez en un ángulo de 90 grados con respecto al primer alambre. Una vez completado este paso, el alambre debe formar una "X". Agarra todos los alambres y dóblalos hacia abajo, como si estuvieras formando otro tallo.


Para las flores más pequeñas, como los capullos de rosa en miniatura, por ejemplo, sólo necesitarás un trozo de alambre. Para las flores con tallos más gruesos, como los claveles, puedes insertar el alambre en el tallo desde la parte inferior, introducir un alambre en la base de la flor y juntar todos los extremos.


El cableado es a veces una cuestión de experimentación para ver qué funciona mejor con flores de diferentes tamaños. Alambre todas las flores antes de pasar al siguiente paso. Las flores delicadas, como las de aliento de bebé o los helechos, no necesitan ser alambradas o envueltas.


Si trabajas con flores falsas, ya deberían tener alambres o tallos resistentes, así que puedes saltarte este paso.


Paso 5: Envuelve los tallos

Ahora tome su cinta floral. Empezando por la base de la flor, baja lentamente por el tallo, girando la flor con una mano mientras sueltas y envuelves la cinta con la otra. Puede resultar un poco incómodo al principio, pero con algo de práctica, este paso será más fácil.

Cuando hayas terminado, recorta el exceso de alambre y cinta adhesiva a unos cinco o seis centímetros de la base de las flores. (Volverás a recortarlas una vez que el ramillete esté montado).


Paso 6: Montar el ramillete

Ahora es el momento de sacar el diseñador que llevas dentro. Reúne todas las piezas de relleno y las flores envueltas para crear el aspecto y la forma del ramillete que deseas.


Paso 7: Envuelve todo el ramillete con cinta floral

Al igual que hiciste con cada flor individual, empieza por la parte superior y trabaja hacia abajo, enrollando la cinta floral alrededor de todo el ramillete.


Paso 8: Corta la parte inferior del ramillete

Utiliza unas tijeras de podar para cortar la parte inferior del ramillete a una longitud de unos cinco centímetros. Utiliza un solo trozo de cinta floral para cubrir la parte inferior del ramillete y evitar que se pinche o se enganche con los cables afilados.


Paso 9: Añade un lazo

Este paso es opcional y una cuestión de preferencia personal.


Hay innumerables formas de atar un lazo, ya sea un lazo de varias vueltas o un lazo más pequeño. Utiliza la cinta para atar un lazo firmemente alrededor del ramo. Asegura el nudo central del lazo al ramo con un alfiler floral.


Sigue los pasos si quieres hacer un ramillete para la muñeca.


Paso 10: Corta tu base

Corta un trozo de cartón o cartulina de unos cinco centímetros cuadrados. (Escoge el color verde o marrón para que combine con tu ramillete.) Esta será la base para tu ramillete de muñeca.


Paso 11: Pega tus elementos

Utiliza una pistola de pegamento caliente para pegarlo a la cartulina o a la base de cartón. Si tienes un moño que aún no has pegado, puedes pegarlo también en tu arreglo.


Paso 12: Pega la base a la muñequera

Puedes utilizar una muñequera de ramillete que se vende en línea o en tu tienda local de manualidades. La mayoría vienen con clips o garras que se doblan hacia adentro para asegurar las flores. Sin una base, es más probable que las flores se salgan de los clips. Te recomendamos que utilices una base de cartulina (como la que indicamos en el paso 10) y que envuelvas las pinzas de la muñequera alrededor de esa pieza para aumentar la estabilidad. También puedes pegar la base de cartulina directamente a un trozo de cinta o elástico que tengas en casa.


Paso 13: Guardar el ramillete

Una vez que tu ramillete esté completo, colócalo en una caja para ramilletes o en una bolsa grande de plástico con cierre hasta que estés lista para transportarlo. Si utilizas una bolsa, asegúrate de soplar un poco de aire en ella primero para expandirla y proteger tu creación. Refrigera los ramilletes de flores frescas hasta que estés lista para usarlos.


¿Qué flores son las mejores para un ramillete?

Con tantas flores entre las que elegir, ¿cómo saber qué usar para tu ramillete? En primer lugar, busca flores resistentes que aguanten bien sin agua durante largos periodos de tiempo. También debes tener en cuenta la fragancia, si es importante para ti: algunas flores huelen mejor que otras.


Opta por flores con hojas robustas y flores que tengan más probabilidades de mantener su forma durante todo el evento. Algunas de nuestras flores favoritas para los ramilletes son

  • Rosas
  • Claveles
  • Crisantemos
  • Lirios
  • Orquídeas


Si vas a hacer un ramillete para una boda, una fiesta de inauguración o un baile de fin de curso, investiga el significado de ciertos tipos de flores y plantas. Por ejemplo, los claveles rosas representan el amor de una madre, perfecto para un ramillete de baby shower para la futura madre. Una novia podría considerar las peonías para su ramillete o ramo, ya que representan un matrimonio feliz y una vida feliz.

ramillete de flores secas

Foto de Shutterstock


Cómo conservar un ramillete

No tienes por qué tirar tu ramillete cuando termine el gran día. Considera la posibilidad de conservarlo y exhibirlo en tu casa para mantener esos recuerdos para siempre. Aquí tienes tres métodos sencillos para conservar un ramillete de flores frescas.


Sécalo

Da la vuelta al ramillete y sujeta el manojo de tallos a una percha con una pinza o una pinza de ropa. Colócalo en un lugar fresco y oscuro de tu casa, como un armario. En pocos días, las flores se secarán. Ten en cuenta que serán bastante frágiles, así que colócalas en una caja de sombra o en un recipiente de cristal con tapa para poder admirarlas durante años.


Prénsalas

Prensar las flores es otra forma creativa de conservar tu ramillete. Separa todos los elementos de tu ramo y, si es posible, retira con cuidado la cinta floral.


Coloca un trozo de cartón sobre una superficie plana. Coloca unos trozos de papel de periódico y luego una hoja de papel de seda. Coloca las flores sobre el papel de seda. Coloca otro trozo de papel de seda sobre las flores y cubre con más papel de periódico, seguido de otro trozo de cartón.


Coloca con cuidado una pila de libros pesados encima de tu sándwich de cartón, papel de periódico, papel de seda y flores prensadas. Espera entre tres y cuatro semanas para que las flores se sequen por completo. A continuación, puedes colocarlas en un marco o caja de sombra para disfrutarlas.


Con gel

Este método utiliza cristales de sílice para secar las flores, que se encuentran en la mayoría de las tiendas de manualidades o centros de jardinería y hogar. Para conservar las flores con sílice, simplemente vierte los cristales en el fondo de un recipiente hermético. Añade las flores al recipiente y cúbrelas suavemente con el polvo de sílice.


Una vez que las flores estén completamente cubiertas, cierre el recipiente y colóquelo en un lugar seco durante cinco a siete días. Este método es la mejor manera de conservar los colores y formas naturales de las flores.




Un ramillete brillante y fragante es un accesorio maravilloso para cualquier ocasión especial. Y una vez que veas lo fácil y divertido que es diseñar y confeccionar tu propio ramillete, es posible que no vuelvas a utilizar los comprados en la tienda.


¿Te gustan los arreglos florales? Comparte tus consejos para hacer un ramillete a continuación.

Este proyecto fue traducido del inglés