Retapizar una silla de oficina

$10
3 Hours
Fácil

Después de casi 14 años de uso, ha llegado el momento de retapizar mi vieja y querida silla de oficina en casa.

antes de

Recuerdo el día en que yo, con 16 años, recibí esta silla.

Acababa de terminar de decorar mi habitación cuando mis padres trajeron este enorme paquete. Estaba tan impaciente (como todavía hoy) que tuve que montarla enseguida.

Fue una de las tareas más difíciles en las que me he metido en ese momento, me llevó probablemente el doble de tiempo que si hubiera dejado que mis padres me ayudaran. Pero necesitaba sentir la sensación de logro.

La silla nunca se ha separado de mí, como una mascota de confianza. La llevé conmigo cuando me mudé a la universidad, cuando me mudé con mi novio y cuando nos mudamos a este apartamento como marido y mujer.

Intenté cuidarla bien, pero con el paso del tiempo, algunas manchas fueron inevitables. Se convirtieron en parte de la silla.

Compré unas telas muy chulas en Amazon.

Quería mantener la tela vieja y cubrirla con una nueva, así que sólo necesitaba una tela ligera, elegí una tela de algodón 100%.

La idea de tener una silla de cactus me hizo reír (sentada sobre un montón de cactus como si fueran alfileres y agujas)

El día que recibí las telas dejé lo que estaba haciendo y desmonté la silla.

Desatornillando todos los tornillos y dejándolos en un post-it detallando que tornillo pertenece a cada parte para no confundirme a la hora de volver a montar.

Después de quitar el respaldo,

Extendí la tela sobre la mesa de la cocina con el lado derecho hacia abajo, y coloqué el cojín superior sobre ella. Medí la tela y añadí 5 cm. alrededor.

Usando una pistola de grapas, he unido la tela de cactus a la cubierta superior.

Alrededor de ese momento me di cuenta de que nuestra pistola de grapas estaba un poco rota, y necesitaba otra mano para ayudar a estirar la tela. Así que se convirtió en un trabajo en pareja.

Mientras mi marido grapaba, yo sostenía la tela.

Empezamos grapando un lado y luego el opuesto para que quedara bien apretado.

Cuando terminamos de grapar todos los lados, hicimos las esquinas.

Cuando estuvimos contentos con cómo había quedado (no voy a mentir, hubo un momento en que saqué todo el grapado y lo volví a grapar), cortamos la tela sobrante.

Repetimos lo mismo con el cojín inferior.

Luego, volví a montar todo de nuevo,

Usando la nota que me dejé sabía donde iban todos los tornillos... (¡gracias a Dios!)

Ahora está listo para otros 14 años de uso (o hasta que el mecanismo se rompa, lo que ocurra primero!)

Qué tela tan chula, ¡me encanta!

Este proyecto fue traducido del inglés