Organización bonita del armario de la ropa blanca

Desordenado y vergonzoso es el aspecto que tenía antes mi armario de la ropa blanca. Era sólo un lugar para tirar las toallas dobladas y correr. Estaba harta de la sensación de desorganización que tenía, y decidí que si quería mantenerlo organizado tendría que hacerlo bonito.
En primer lugar, eliminé todas las cosas del armario que no eran de lino. Luego decidí comprar algunos contenedores y cestas muy bonitos para ocultar todo lo "feo". Compré unas cestas muy bonitas en Homegoods y decidí que con el color del lino quedaría mejor si pintaba la parte trasera del armario de un gris oscuro para que las cestas y las toallas resaltaran.
Cada estante tiene su propio lugar para cada artículo. Tengo toallas blancas en un estante, y de color en el otro. Incluso tengo mis sábanas escondidas en su propio contenedor. Lo que más llama la atención son las toallas de playa de colores. Decidí que esconderlas en una cesta y ponerlas en el estante superior sería el mejor lugar para ellas (ya que son las que menos usamos). Con una cesta para los productos de limpieza y unos recipientes acrílicos para las bolas de algodón y otros productos de baño, el espacio estaba completo.
Al tener las toallas dobladas prolijamente y exhibir las blancas, el armario de la ropa blanca es ahora un espacio bonito donde me siento organizada y motivada a mantenerme organizada.

Este proyecto fue traducido del inglés