Cómo cuidar los crisantemos para que prosperen toda la temporada

Por Erin Lindholm


Identificable por su forma de arbusto cubierto de flores a menudo en tonos anaranjados, dorados o burdeos, ninguna planta perenne es más simbólica de la temporada de otoño que los crisantemos, también conocidos simplemente como crisantemos. Con los cuidados adecuados, los crisantemos florecen continuamente durante unas ocho semanas entre finales de septiembre, octubre y hasta bien entrado noviembre, siempre que estén protegidos de las primeras heladas.


El cuidado de los crisantemos requiere un poco de conocimiento, ya que son plantas bastante resistentes y de bajo mantenimiento que prosperan en el interior o en el exterior con la cantidad adecuada de luz solar y agua. Esta guía cubre todos los aspectos básicos del cuidado de los crisantemos, incluyendo cómo trasplantar los crisantemos, cómo podar los crisantemos para que sigan floreciendo y cómo invernar los crisantemos. Con los cuidados adecuados, los crisantemos animarán el porche, el jardín delantero, las jardineras o incluso los espacios interiores hasta que llegue el momento de sacar la decoración navideña.

varios crisantemos rojos en contenedor

Foto vía Joanna - Gingham Gardens


Cómo elegir crisantemos sanos

Cuando elijas una planta que se desarrolle durante toda la temporada, busca una que esté llena de capullos cerrados, lo que indica que aún no ha florecido. Trasplantar una planta en esta fase es más fácil para la planta que si ya ha florecido por completo y, por lo general, el periodo de floración durará más. Busque y evite las plantas que tengan manchas de color marrón amarillento en las hojas, que pueden ser un signo de enfermedad (de la que hablaremos en detalle más adelante).


Resistencia de los crisantemos

Los crisantemos se presentan en una gama de colores y en más de una docena de variedades, como los crisantemos pompón, cojín, araña y anémona. Todos los crisantemos se clasifican en una de las dos categorías principales: crisantemos de floristería (a veces conocidos como "crisantemos de corte") y crisantemos resistentes (también conocidos como "crisantemos de jardín").


Los crisantemos defloristería son principalmente plantas decorativas que se cultivan en invernaderos y que funcionan mejor como plantas de interior o plantadas en arreglos decorativos al aire libre, sabiendo que morirán cuando bajen las temperaturas. Los crisantemos de floristería son una planta tan barata y accesible que se tratan principalmente como plantas anuales a corto plazo y se vuelven a comprar y a plantar cada otoño.


Los crisantemosresistentes son mucho más adecuados para crecer como plantas perennes, resistiendo el invierno al aire libre en las zonas climáticas 5-9 y regresando con un nuevo crecimiento en la primavera. Aun así, plantar crisantemos resistentes en el exterior en otoño no garantiza la supervivencia en invierno. Sus raíces deben estar firmemente establecidas para sobrevivir al invierno mientras están inactivas, especialmente en climas más fríos. Para que tus crisantemos resistentes tengan más posibilidades de sobrevivir como plantas perennes, llévalos al interior ese primer invierno para cuidarlos y luego plántalos en primavera.


Cómo trasplantar crisantemos

Todos los tipos de crisantemos son excelentes plantas decorativas y de maceta; también crecen bien en los arriates del jardín solos o en grupos con crisantemos de compañía u otras plantas. Lo creas o no, los crisantemos también se mantienen bien en el interior. La clave está en trasplantar los crisantemos una vez en casa desde el vivero. Después de meses de crecimiento en un vivero, es probable que tus crisantemos hayan desarrollado un cepellón compactado que necesita más espacio y nutrientes de los que permite su contenedor actual. Saltarse este paso crucial trunca el ciclo de floración de la planta y, en última instancia, acorta su vida útil.


Estos consejos de plantación se aplican al trasplante de crisantemos tanto en contenedores como en el suelo en el exterior:


Paso 1: Preparar el lugar de plantación

Prepare el lugar de trasplante con tierra fresca para macetas (si se traslada a un nuevo contenedor) o con una mezcla de tierra de jardín (si se planta en el exterior).


Paso 2: Saque la madre del contenedor

Saque la planta de crisantemo de su contenedor de vivero por su base y rompa suavemente el cepellón sacudiendo la tierra y desenredando ligeramente las raíces con los dedos.


Paso 3: Enterrar la planta

Para los crisantemos de tierra: Extienda las raíces suavemente en la tierra de jardinería; coloque una capa más de dos centímetros de tierra sobre las raíces y apisone alrededor de la base del crisantemo. La planta debe enterrarse a unos dos centímetros más de profundidad de lo que estaba en la maceta original del vivero.


Para los crisantemos en contenedor: La nueva maceta o contenedor debe ser al menos 1,5 veces mayor que el contenedor del vivero. Plante el crisantemo en tierra fresca para macetas a una profundidad de aproximadamente ½ pulgada de la que tenía en la maceta original del vivero y apisone suavemente la tierra alrededor de la base del crisantemo.


Paso 4: Regar bien

Tras el trasplante, riegue bien los crisantemos, saturando la tierra. Continúa con un riego más ligero cada dos días o cuando la tierra parezca estar seca al tacto.

crisantemos amarillos a la luz del sol con mariposas naranjas descansando en las flores

Foto de Iwi28121322


Cómo cuidar los crisantemos en el exterior

Ahora que sabes cómo replantar tus crisantemos en el exterior, sigue estos consejos de cuidado para que tus crisantemos sigan prosperando durante toda la temporada y más allá si son resistentes.


Luz solar y temperatura

Los crisantemos adoran la luz solar abundante y prosperan en lugares con mucho sol. Sin el suficiente sol, las plantas serán altas y con las piernas largas y producirán menos flores y más pequeñas. Ten en cuenta: Aunque los crisantemos adoran el sol, no les gusta el calor al que son propensos muchos climas hasta bien entrado septiembre. Así que, aunque las macetas de crisantemos empiezan a llegar a los centros de jardinería al mismo tiempo que los niños vuelven al colegio, no compres tus crisantemos hasta que veas que las temperaturas son más frescas en el horizonte.


Aunque les gusta el sol, eso no significa que a los crisantemos no les guste la noche. De hecho, les encanta: entre 10 y 12 horas de oscuridad cada noche dan a los crisantemos la oportunidad de brotar y desarrollar flores. Por eso estas plantas prosperan en otoño, cuando los días son más cortos.


Suelo

Los crisantemos crecen mejor en suelos con buen drenaje y ricos en nutrientes, donde su sistema radicular poco profundo tiene espacio para expandirse. Los crisantemos también crecen bien en camas elevadas plantadas en una mezcla de tierra de jardín rica en materia orgánica, o en tierra abonada. (Ten en cuenta que si plantas los crisantemos en otoño, no es necesario el abono).


Regar

Los crisantemos amantes del sol necesitan mucha agua. Inmediatamente después de la plantación, riegue a fondo cada dos días (o cuando la tierra esté seca al tacto). Una vez que estén más establecidos, los crisantemos requieren aproximadamente una pulgada de agua a la semana, que puede dividirse en ciclos de riego más ligeros cada dos días, o cuando la tierra se sienta seca. Riegue en la base de la planta, directamente en la tierra, en lugar de empapar el follaje: las hojas húmedas pueden provocar enfermedades fúngicas.


Cómo regar en profundidad

Los crisantemos necesitan agua. No dejes que se marchiten, ya que es un signo de que la planta está estresada. Prueba este proyecto de riego de bricolaje utilizando una botella de plástico reciclada para asegurarte de que el agua llega directamente a la base de tus crisantemos.


Deadheading

Esta sencilla técnica, también llamada "pellizco", elimina las flores gastadas de la planta y anima a los crisantemos a seguir desarrollando capullos. Una vez que una flor haya pasado visiblemente por su punto álgido y comience a marchitarse, elimine la flor de la planta pellizcándola con los dedos o cortándola con unas tijeras pequeñas.


Este ligero mantenimiento ayuda a la planta a dedicar más energía a la producción de nuevos capullos y flores sanas y, en última instancia, hace que la planta florezca durante más tiempo, ya que está reduciendo la competencia por el agua y los nutrientes.


Plagas y enfermedades

Los crisantemos son susceptibles de sufrir algunas plagas de insectos, concretamente pulgones y arañas rojas. (Incluso existe una plaga llamada "pulgón del crisantemo"). Los rociados de agua enérgicos dirigidos al envés de las hojas (o a cualquier indicio visible de las plagas) cada pocos días ayudan a aliviar los pulgones y los ácaros. Los depredadores naturales, como las mariquitas, también son beneficiosos. Un spray de jabón insecticida puede ayudar en las primeras fases de la infestación.


Dicho esto, las hojas demasiado húmedas también hacen que los crisantemos sean susceptibles de padecer varias enfermedades fúngicas, que causan manchas en las hojas de color marrón amarillento, manchas de color óxido, o moho gris ceniciento, y en última instancia inhiben el crecimiento saludable de la planta. El mejor tratamiento es la prevención: Evite regar las hojas, a menos que sea absolutamente necesario para rociarlas contra las plagas. Puedes recoger a mano y destruir las hojas infectadas y, si la situación es lo suficientemente grave, utilizar un fungicida para ayudar a tratar la enfermedad.


Cómo invernar

Si se encuentra en la zona climática 5 o superior y decide cultivar crisantemos resistentes en el exterior, mejore sus posibilidades de invernar con estos consejos:

  • Después de la primera helada fuerte, alimenta las plantas con un fertilizante rico en fósforo, que estimula el crecimiento de las raíces. Además, asegúrate de que la tierra esté siempre húmeda.
  • Coloca una capa de hasta diez centímetros de mantillo (como paja o madera triturada) alrededor de la base de las plantas.
  • Deja todas las ramas intactas; aunque este crecimiento morirá durante el invierno, ayuda a aislar la planta y hace que tus crisantemos tengan más posibilidades de llegar a la primavera.
  • A principios de la primavera, busque un nuevo crecimiento alrededor de la base de la planta. Cuando las temperaturas empiecen a ser más cálidas, retira el mantillo para favorecer el crecimiento de nuevos brotes.
  • En abril, poda los brotes viejos del año pasado y retira el mantillo de invierno. (Considere la posibilidad de sustituirlo por un mantillo de madera dura o ciprés para la temporada de crecimiento).


Cómo cuidar los crisantemos en interiores

Los crisantemos de interior requieren los mismos cuidados que sus homólogos de exterior: mucha luz indirecta y brillante, riego constante (regar cuando estén secos al tacto) y deshojar regularmente las flores marchitas y los tallos/hojas muertas para fomentar un nuevo crecimiento.


Los crisantemos de floristería que se cuidan en el interior dejan de florecer al cabo de tres o cuatro semanas. Después de esto, su vida útil ha terminado y -siempre que hayan tenido una vida saludable sin problemas de enfermedades o plagas- pueden ser compostados en su jardín. Mientras tanto, lo único en lo que debes centrarte con los crisantemos jóvenes y resistentes es en mantenerlos verdes y sanos para ponerlos en el suelo cuando llegue la primavera.


¿Cómo has cuidado tus crisantemos esta temporada? Cuéntanoslo en los comentarios.

Este proyecto fue traducido del inglés

Preguntas frecuentes
¿Tienes una pregunta sobre este proyecto?
  1 pregunta
  • Donna loyd Donna loyd en Jan 30, 2022

    ¿Puede dar forma a sus crisantemos para que queden en la parte superior?