El punto de mira de las flores: Descubra los magníficos crisantemos, ¡las bellezas inigualables del otoño!

Fácil
El otoño no parecería sin los crisantemos. Estas coloridas bellezas cobran vida justo cuando muchas otras flores empiezan a marchitarse, añadiendo su propio toque de color a la paleta de hojas caídas del otoño.
Los crisantemos vienen en varias formas y en una variedad casi ilimitada de colores, y no son sólo para plantar en macetas; incluso hay un cultivar de crisantemos que es lo suficientemente resistente como para sobrevivir al brutal invierno de Minnesota.
Los crisantemos vienen en muchos de los colores profundos y saturados que los ojos y el corazón relacionan con el otoño. El rojo granate, el naranja vibrante y, por supuesto, el dorado de estas preciosas flores son como el eco de las hojas de otoño en tu jardín.
Los crisantemos necesitan mucho sol y un suelo bien drenado, así que elige un lugar de tu jardín donde reciban al menos 6 horas de buena luz solar al día, y añade compost a tu suelo si es demasiado denso.
Afloja la tierra y mézclala con compost, si es necesario, hasta una profundidad de entre 20 y 30 centímetros, y luego planta los crisantemos con cuidado a unos 2 centímetros más de profundidad de lo que estaban en la maceta. Cuando el nuevo crecimiento empiece a aparecer la próxima primavera, recorta los tallos del año pasado. Abona los crisantemos una vez al mes desde la primavera hasta julio, y divide los crisantemos cada tres primaveras para darles espacio.

Este proyecto fue traducido del inglés