La forma más fácil de cultivar jengibre en casa

Por Stacey Pino


El jengibre es un ingrediente muy popular que se utiliza en una gran variedad de recetas, sobre todo en platos asiáticos e indios, productos de panadería y zumos e infusiones. El jengibre también tiene una serie de beneficios para la salud. Se ha demostrado que los compuestos naturales del jengibre reducen la inflamación, frenan las náuseas, alivian la indigestión e incluso reducen el nivel de azúcar en sangre en los seres humanos.


Aunque el jengibre es técnicamente una hortaliza, probablemente haya oído hablar de él como hierba o especia. Dulce y un poco picante, el jengibre es el complemento perfecto para tu cocina. Y es sorprendentemente fácil de cultivar en una maceta, que es su entorno preferido. Dado que es una planta tropical, prefiere condiciones húmedas y cálidas durante todo el año que la mayoría de los climas exteriores no ofrecen.


Sigue leyendo para saber cómo cultivar la raíz de jengibre y cómo cuidarla y cosecharla en tu propio jardín.

mano sosteniendo la raíz de jengibre sobre la tierra

Foto de Dan330


¿Qué es el jengibre?

Aunque el jengibre es una vibrante planta tropical, se cultiva principalmente por sus aromáticos tallos de raíz que crecen bajo la tierra. De hecho, es posible que ni siquiera reconozcas las hojas largas, finas y cónicas de la planta de jengibre, pero probablemente puedas ver la raíz de jengibre en tu tienda de comestibles local.


La raíz de jengibre con la que la mayoría de la gente está familiarizada es el rizoma, o el tallo subterráneo horizontal que produce raíces y brotes en todas las direcciones. Los rizomas también se denominan tallos rastreros, para que lo veas mejor. Otras plantas que utilizan rizomas son los iris, los helechos, los espárragos, la cúrcuma y el loto.


La piel del rizoma de jengibre suele ser de color marrón claro o crema, y es firme y áspera al tacto. Dependiendo de la variedad, la pulpa del rizoma de jengibre varía en color desde el blanco hasta el amarillo o el rojo. Por lo general, esa piel exterior se retira y la pulpa interior se corta en rodajas, se pica o se ralla para utilizarla en la cocina o en el horno. Las hojas y los brotes del jengibre también son comestibles y tienen mucho sabor, pero son un poco difíciles de masticar, por lo que no son tan populares en los platos como la raíz.


Cuándo plantar jengibre

Si piensas cosechar jengibre para uso culinario o medicinal, debes saber que tarda entre ocho y diez meses en madurar por completo y estar listo para la cosecha. Así que si quieres jengibre fresco para tus galletas de jengibre navideñas, debes plantarlo en primavera.


Si cultivas jengibre en interiores, puedes plantarlo en cualquier momento del año. El jengibre no tolera las heladas, por lo que las macetas de exterior deben llevarse al interior durante los meses de invierno.


Cómo plantar jengibre

No hay muchas hortalizas que se puedan cultivar con éxito en el interior, pero ahí es donde el jengibre prospera. Es una planta robusta que requiere poco mantenimiento y que se adapta bien a la sombra parcial o total. Aquí tienes una guía paso a paso para plantar y cultivar tu propio jengibre.


Herramientas y materiales necesarios


¿Se puede plantar jengibre comprado en la tienda?

La raíz de jengibre que se vende en el supermercado suele estar rociada con un inhibidor de crecimiento, por lo que no es ideal para plantar. En su lugar, compra la raíz de jengibre en línea o en tu vivero local.


Paso 1: Recortar el jengibre

Puedes plantar un solo trozo de raíz de jengibre o cortar un grupo más grande en trozos más pequeños y plantar cada uno de ellos individualmente. Asegúrate de que cada trozo tiene un "ojo" (brote de crecimiento) o no crecerá. Utiliza un cuchillo de jardín limpio y afilado para recortar el jengibre.


Para obtener buenos resultados, utiliza trozos gordos y sanos de raíz de jengibre con ojos bien desarrollados. Un solo trozo debe tener un tamaño de entre 10 y 15 centímetros, con varios "dedos" que se extiendan por todos los lados. Deseche los trozos que estén secos o arrugados.


Paso 2: Dejar que el jengibre se calme

Después de elegir y recortar un trozo de jengibre para plantar, apártalo en un espacio seco y deja que se cure y forme un callo, lo que tarda entre 24 y 48 horas. Este paso puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por las plantas.


Paso 3: Preparar el suelo

Elige un suelo ligeramente ácido para tu jengibre. Una mezcla 50/50 de tierra y abono que drene bien es lo mejor para esta planta.


Paso 4: Añade el fertilizante

Añade unos cuantos gránulos de fertilizante de liberación automática a la tierra antes de plantar el jengibre.


Paso 5: Plantar el jengibre

Coloca la raíz de jengibre de dos a cuatro pulgadas por debajo de la tierra, un trozo por maceta, para dejar suficiente espacio para el crecimiento. Planta la raíz de forma que los ojos apunten hacia arriba.


Paso 6: Regar el jengibre

Riega la planta inmediatamente después de plantarla. La tierra debe permanecer húmeda pero nunca saturada. Riegue cuando sea necesario justo antes de que la tierra se seque.


Paso 7: Encontrar el lugar perfecto

Un lugar cálido con luz solar filtrada es perfecto para que crezca tu raíz de jengibre. El jengibre es de crecimiento lento, por lo que pueden pasar algunas semanas antes de que veas nuevos brotes asomando por la tierra.


Cómo cuidar el jengibre

Aunque las plantas de jengibre son bastante indulgentes, hay pasos sencillos que puedes seguir para mantener esta sabrosa planta sana y robusta.


Luz solar y humedad

Las plantas de jengibre prefieren la luz solar indirecta filtrada. Lo ideal es un lugar donde reciba de cuatro a cinco horas de luz solar indirecta, como una ventana orientada al sur.


Al ser una planta tropical, al jengibre le encanta la humedad, así que evite colocar la planta en zonas secas de su casa, como cerca de una fuente de calor o de la ventilación del aire acondicionado. O, si su casa es especialmente seca, considere la posibilidad de utilizar un humidificador para añadir humedad al aire.


Riegue

Mantenga la tierra húmeda pero nunca empapada. Revise la planta con frecuencia y riegue cuando la tierra empiece a secarse. Deje de regar cuando los tallos de la planta se sequen y mueran a finales del verano o principios del otoño.


Fertilizante

Como hemos mencionado anteriormente, añadirás fertilizante a la mezcla de tierra antes de plantar el jengibre. Una vez que la planta empiece a brotar, abónala semanalmente con el mismo producto hidrosoluble para fomentar un crecimiento saludable. Deja de abonar al menos un mes antes de la cosecha.


Mantenimiento

Las plantas de jengibre pueden crecer hasta un metro y medio de altura. Es posible que veas que algunas de las raíces sobresalen de la tierra, lo cual es perfectamente normal.


Plagas

El jengibre es bastante resistente a las plagas. Sin embargo, si observas algún bicho en tu planta de jengibre, simplemente lava las hojas con un spray insecticida orgánico y no tóxico.


Enfermedades

El jengibre es susceptible a unas pocas enfermedades de las plantas. La marchitez bacteriana está causada por una bacteria que entra en el tejido de la planta y le impide obtener el agua y los nutrientes que necesita para prosperar. Los rizomas aparecen anegados y la planta empieza a marchitarse.


El marchitamiento también puede estar causado por un hongo llamado fusarium. En el caso de la marchitez por fusarium, es posible que se observen brotes amarillos y atrofiados entre el crecimiento verde y sano de la planta. Los rizomas también mostrarán signos de podredumbre.


Por desgracia, estas enfermedades no son reversibles y probablemente tendrás que deshacerte de las plantas afectadas. La mejor solución es la prevención con un riego estratégico, manteniendo la tierra húmeda pero nunca empapada.

plantas de jengibre cosechadas

Foto vía Shutterstock


Cómo cosechar el jengibre

Ahora, ¡la parte divertida! Has esperado pacientemente varios meses para que tus plantas de jengibre crezcan. Es hora de cosechar las raíces de jengibre de sus macetas. Espera a que las hojas se mueran después del primer año antes de cosechar.


Lo único que tienes que hacer es desenterrar toda la planta, cortar un trozo de raíz con un cuchillo de jardín estéril y afilado, y volver a plantar el resto del rizoma. En realidad, cosechar es bueno para la planta original, ya que fomenta el crecimiento de nuevas plantas. Mientras el rizoma mida al menos cinco centímetros, debería seguir creciendo.


Cuanto más viejo, mejor

Cuanto más vieja sea la planta de jengibre, más sabrosa será la raíz. Si esperas dos o tres años antes de cosechar, obtendrás el jengibre más sabroso.


Cómo almacenar el jengibre

Una vez cosechado el jengibre fresco, la clave para mantener su mejor sabor es un almacenamiento adecuado. Si piensas utilizarlo en pocos días, guarda los trozos de raíz en un recipiente hermético en un lugar fresco y oscuro, como la encimera de la cocina.


Para mantener el jengibre fresco durante más tiempo, colócalo en una bolsa resellable o en un recipiente hermético en el cajón de la nevera. El jengibre sin pelar puede mantenerse fresco hasta un mes o más en el frigorífico, mientras que el jengibre pelado sólo se mantendrá fresco durante dos o tres semanas.




El jengibre es uno de los ingredientes más versátiles que se pueden utilizar para cocinar y hornear. Vibrante y cálido, añade el toque perfecto de especias a todo, desde sopas y guisos hasta pasteles, galletas e incluso cerveza de jengibre. Ahora que sabes cómo cultivar jengibre y cosechar tu propio jengibre fresco, las posibilidades son infinitas.


¿Cuál es tu forma favorita de utilizar el jengibre fresco en casa? Comenta a continuación.

Este proyecto fue traducido del inglés