Cómo dar un lavado de cara a una vieja cuna

Mi vecina tenía una vieja cuna sencilla a la que quería dar un lavado de cara. Se le ocurrió que podíamos darle un aspecto más glamuroso, como el de esta habitación infantil de ejemplo.
Primero quité el respaldo y corté un panel trasero de madera contrachapada del mismo ancho que el respaldo original de la cuna. Luego usé una sierra de calar para cortar curvas, similares a las de la cuna de inspiración.
Corté las piezas de adorno, de nuevo con la sierra de calar. Las piezas de adorno se unen facilmente al panel trasero con cola para madera y una clavadora. Tambien corte un panel frontal solido y le agregue una moldura para coordinar con la parte de atras.
Utilicé una sierra de vaivén para eliminar algunas de las "barras" delanteras para el panel sólido.
En el panel trasero, perforé agujeros para que coincidieran con la pieza trasera original. De esta manera la cuna se ensambla de la misma manera que originalmente. Los agujeros de bolsillo se añaden al panel sólido delantero y se fijan donde estaban las barras centrales. Rellené todos los agujeros de los clavos, lo lijé y lo pinté de blanco.
Por último, pinté la moldura de acento de color bígaro para que hiciera juego con su habitación y la ropa de cama.
El lifting ha funcionado muy bien. Cuando el bebé crezca fuera de la cuna, el panel trasero será un cabecero perfecto para una cama gemela. Me encanta cuando las cosas son multiusos. Consulta el enlace del blog al final para ver los planos detallados y los patrones imprimibles.

Este proyecto fue traducido del inglés