Inspeccione su pozo

¿POR QUÉ HACER ESTO?
Usted es el único responsable del estado de su pozo y del agua. Una vez al año, asegúrese de que su pozo está en buen estado y de que el agua no está contaminada para evitar reparaciones costosas y daños continuos a su salud. Estos pasos son sólo una comprobación básica; si encuentra algún problema mientras inspecciona su pozo, es mejor que consulte a un contratista de pozos certificado.
CÓMO:


1. Compruebe la ubicación de su pozo.


Su pozo debe estar ubicado cuesta arriba de su sistema séptico, de cualquier tanque de almacenamiento de combustible o de áreas que requieran fertilizantes pesados. Mientras llueve, compruebe la cubierta de su pozo y asegúrese de que no hay una gran cantidad de agua acumulada en esa zona, lo que aumentará el riesgo de contaminación. Si el agua se acumula alrededor de su pozo, es una buena idea consultar a un contratista de pozos para ver si es necesario un cambio.


2. Compruebe la tapa de su pozo.


Busque cualquier signo de grietas o roturas en la propia cubierta, así como en cualquier carcasa o baldosa alrededor de la cubierta del pozo. Da un tirón a la tapa para asegurarte de que está bien sujeta. Comprueba también la junta tórica o la junta que conecta la tapa con la tubería y asegúrate de que está intacta y sin grietas.


3. Inspeccione la bomba del pozo.


La bomba del pozo suele estar situada encima del pozo o en algún lugar dentro de su casa (generalmente en el sótano o en un cuarto de servicio), y tendrá una carcasa de motor con una tubería conectada a ella que se adentra en el suelo. Comprueba que no hay fugas de aceite en la bomba ni cables sueltos o deshilachados en la zona. A continuación, pida a otra persona que haga correr algo de agua en su casa (tire de la cadena o abra un grifo) y escuche la bomba cuando se encienda. Si escucha algún ruido de molienda u otros signos de lucha de su bomba, es una buena idea que un profesional eche un vistazo. Nota: Algunas bombas están situadas bajo tierra y no pueden inspeccionarse visualmente. Si experimenta una caída o pérdida de presión del agua, puede indicar un problema con la bomba de su pozo.


4. Analiza el agua.


La EPA recomienda analizar el agua de su pozo al menos una vez al año para detectar bacterias coliformes, nitratos, sólidos disueltos y niveles de pH. Normalmente, el departamento de salud local puede analizar el agua. Si no es así, también puede encargarlo a un laboratorio certificado por el Estado. Hay más información disponible en el sitio web de la EPA. Nota: También debe analizar el agua si: alguien de su casa está embarazada, un vecino descubre que el agua está contaminada, hay un cambio en el color o la consistencia del agua, se han hecho reparaciones o mantenimiento en su pozo o hay enfermedades inexplicables en su hogar.


5. Evite utilizar abono para el césped cerca de su pozo.


Los productos químicos de los fertilizantes podrían filtrarse a su pozo y contaminar el agua.


6. Tenga en cuenta otras fuentes de contaminación.


El hecho de que su propiedad esté en buen estado no significa que la contaminación del agua no pueda venir de otros lugares. Comprueba si hay granjas que puedan estar utilizando pesticidas o criando ganado en las cercanías, y si la fosa séptica de un vecino puede estar cuesta arriba de tu pozo. Si cualquiera de estas cuestiones es relevante en tu zona, es una buena idea hacer un análisis del agua.


Consulta el artículo completo y otros consejos para el hogar en: http://bit.ly/1CpW7nM

Este proyecto fue traducido del inglés