Chimenea de troncos de imitación

Siempre me ha gustado la idea de sentarme junto a una chimenea en un frío día de invierno, sin embargo eso no va a ocurrir pronto. Desde que me casé, hemos comprado dos casas y AMBAS tenían chimeneas de gas que no funcionaban. Ambas casas fueron inspeccionadas y los dos inspectores no lo detectaron... ¿¡Crees que después de la primera, lo habría comprobado yo misma!? Nuestra casa actual tiene una chimenea que no sólo no funciona, sino que tiene corrientes de aire. Así que creo que por fin he dado con una solución temporal para acabar con las corrientes de aire. (¡Cruzamos los dedos!) En cualquier caso, queda muy bien.
Empieza midiendo la apertura de tu chimenea. A continuación, corta un trozo de masonita o madera para que encaje perfectamente en la abertura. (También puedes llevar esta medida a la ferretería y hacer que te corten la pieza). Si utilizas una madera de color claro, tendrás que pintarla o teñirla de un color oscuro. Quieres que el fondo sea oscuro, para que parezca una sombra alrededor de la madera.
A continuación, empieza a cortar la madera en pequeños discos. No voy a mentir, este paso me llevó un tiempo porque mi hueco era muy grande.
Una vez que lo tengas colocado como quieres, calienta tu pistola de pegamento. Creo que es más fácil sacar una pieza a la vez y pegarlas individualmente.
Una vez que hayas pegado todo, simplemente coloca el inserto en la chimenea y ya está.
Puedes encontrar instrucciones y consejos más detallados en mi post original.

Este proyecto fue traducido del inglés