Es una playa de toda la vida

Este viejo portón desgastado se convirtió en una inspiración para un cartel. Nada más verlo pensé en el horizonte sobre el océano.
Puerta vieja que se estaba cayendo a pedazos.
Tuve que fregar la verja con lejía para eliminar años de suciedad y moho y hacer algunas reparaciones.
Puerta con letras pegadas
Creé las palabras que quería poner en el cartel desde mi ordenador y las transferí a la verja. Al quitar las bisagras, la parte sin pintar parecía un faro.
Pinté el letrero en honor a una playa local de mi zona.
Una vez pintado en Coquina Beach, apliqué dos capas de policrílico para proteger la pintura y añadí los ojos de los tornillos para colgarlo.

Este proyecto fue traducido del inglés