Cómo limpiar la lechada para que parezca nueva

Por Tamara Jude


Aunque la belleza del diseño de los azulejos dura años, la lechada que los rodea puede volverse muy poco atractiva con el tiempo. Dado que la lechada se encuentra por debajo de los bordes de los azulejos, los pequeños canales pueden acumular fácilmente suciedad y mugre no deseadas. Los azulejos del baño son especialmente susceptibles de sufrir moho debido a la exposición diaria a la humedad. Las encimeras de los azulejos de la cocina sufren muchos derrames. Incluso los azulejos del vestíbulo o del cuarto de baño acumulan gradualmente suciedad debido al constante tráfico de personas.


Si la lechada de su baldosa tiene un aspecto sucio, no pierda la esperanza: puede hacer que la lechada parezca nueva rápidamente con los métodos de limpieza adecuados. Y una vez que la lechada vuelva a estar limpia, asegúrese de tomar medidas preventivas para que las futuras limpiezas sean mucho más fáciles. En esta guía, exploraremos varias soluciones para restaurar su lechada a su antigua condición prístina y también le mostraremos cómo mantener la lechada inmaculada en el futuro.

cómo limpiar la lechada

Foto vía Martina en The Lived-inLook


¿Qué es la lechada?

La lechada sirve para rellenar los espacios entre cada sección de azulejos. La lechada no sólo ayuda a mantener el diseño de los azulejos, sino que la propia sustancia protege los azulejos de las grietas. Aunque muchos diseños básicos de azulejos incluyen una lechada blanca o gris simple, los contratistas de azulejos también pueden proporcionar diferentes colores que se adapten mejor a sus azulejos.


Tipos de lechada

Hay varios tipos de lechada disponibles para la colocación de azulejos, y cada uno varía en función de los materiales utilizados, el tamaño de los azulejos y la ubicación del proyecto. Los dos tipos más comunes de lechada utilizados en la mayoría de los hogares son la lechada de cemento y la lechada epoxi.


Según el distribuidor de lechada epoxi Litokol , The Tile Doctor, la lechada de cemento es utilizada por el 94% de los contratistas estadounidenses en proyectos comerciales y residenciales. La lechada de cemento suele ser más porosa, lo que la hace más susceptible de acumular manchas y suciedad con el paso de los años, pero es más fácil de usar y menos costosa.


El rejunteepoxi, fabricado a partir de dos tipos de resinas, es resistente al agua y a las manchas, dura más y está disponible en varios colores. Este tipo de lechada tiene un aspecto similar al plástico, lo que puede desanimar a algunos propietarios. Además, la lechada epoxi es más cara y tiende a ser más difícil de usar en proyectos de azulejos estándar.


Selladores de lechada

Los selladores de lechada, que se pueden encontrar en las tiendas de artículos para el hogar, añaden una capa adicional de protección a la lechada de cemento, haciéndola más resistente a la humedad (es decir, al agua de la ducha). Pero, al igual que la mayoría de los materiales, los selladores acaban desapareciendo con el desgaste normal. Recomendamos volver a sellar la lechada una vez al año para evitar el deterioro, la decoloración o las grietas en el futuro. Si sus baldosas están en zonas de mucho tránsito, como el suelo de un cuarto de baño, deberían volver a sellarse al menos dos veces al año. Sólo debe aplicar selladores después de una limpieza profunda de la lechada, que explicaremos cómo hacer aquí en un momento.


Cómo comprobar el sellado de la lechada

Si acaba de mudarse a una casa y no está seguro de si la lechada está sellada, haga esta sencilla prueba. Coloque unas gotas de agua en una pequeña franja de lechada y observe la reacción. Si el agua se desprende de la lechada, ésta ha sido sellada correctamente. Si la lechada cambia de color o absorbe el agua, es posible que el sellador se haya desgastado.

cómo limpiar la lechada con jabón para platos

Foto vía Home Repair Tutor


Cómo limpiar la lechada

Cuando se trata de elegir la mejor manera de limpiar la lechada, el método de limpieza que elija debe ser seguro no sólo para la lechada, sino también para los azulejos. El tipo de limpiador incorrecto puede dañar los materiales porosos de los azulejos, como el mármol y la piedra natural. Considera la posibilidad de utilizar primero métodos de limpieza menos agresivos y, si te enfrentas a manchas especialmente resistentes, pasa gradualmente a soluciones más concentradas.


Pruebe uno de estos métodos de bricolaje más seguros que son suaves con los azulejos y la lechada pero eficaces con la acumulación de lechada. Estos métodos funcionan mejor en encimeras de azulejos, salpicaderos y suelos.


Pruebe con un parche

Haga una prueba de parche para cualquier técnica de limpieza que pruebe. Asegúrese de que el área de prueba es un lugar poco visible y deje que el espacio se seque para asegurarse de que el método seleccionado ha funcionado eficazmente.


Método 1: Agua caliente y cepillo duro

Utilizar agua caliente y un cepillo duro es una de las mejores y más fáciles formas de limpiar la lechada. El agua caliente ayuda a aflojar la suciedad y la grasa que ocupa la lechada, y el cepillo rompe aún más las manchas. Si piensas utilizar un cepillo de dientes, asegúrate de que sea uno nuevo, ya que los cepillos desgastados no tienen suficiente potencia para romper las manchas. También puedes utilizar un cepillo de cerdas duras para limpiar las líneas de lechada sucias.


Preparación para la limpieza de la lechada

Para preparar la limpieza de la lechada, limpie la superficie del azulejo antes de aplicar los productos de limpieza. Para las encimeras, limpie la superficie con un paño húmedo, una esponja o un paño de microfibra. En el caso de los suelos de baldosas, deberá barrer o aspirar la zona para eliminar cualquier resto suelto.


Herramientas y materiales necesarios

  • Recipiente o bol resistente al calor
  • Agua caliente
  • Cepillo de dientes o de lechada
  • Toalla limpia, esponja o paño de microfibra


Paso 1: Vierta agua caliente sobre una pequeña zona de baldosas

Utilizando un recipiente resistente al calor, vierta el agua caliente sobre un área de azulejos de 6 a 8 pulgadas cuadradas. Tenga cuidado al manipularla para evitar quemarse.


Paso 2: Friegue la lechada

Mientras el agua está todavía caliente, utilice el cepillo duro para fregar la lechada con un movimiento circular.


Paso 3: Limpiar la lechada y los azulejos

Limpie la zona con una toalla o paño viejo para eliminar el exceso de agua y cualquier resto de suciedad. Continúe este proceso hasta que toda la lechada esté limpia.


Método 2: Agua caliente y jabón de cocina

Si el agua caliente no ha sido suficiente para desprender las manchas, pasa a la siguiente solución de bricolaje: líquido lavavajillas. El líquido lavavajillas descompone las manchas de comida y la grasa de los platos y ollas, y es suave con la lechada pero lo suficientemente fuerte para combatir las manchas más difíciles. Este método es especialmente efectivo en áreas donde las manchas de grasa son comunes, como las encimeras de cocina de azulejos o los salpicaderos.


Herramientas y materiales necesarios:

  • Recipiente o bol de tamaño medio
  • Agua tibia (para limpiar)
  • Agua (para enjuagar)
  • Líquido lavavajillas
  • Cepillo de dientes de cerdas duras o cepillo para lechada
  • Toalla limpia, esponja o paño de microfibra
  • Fregona (sólo para suelos)


Paso 1: Mezclar el agua y el líquido lavavajillas

Mezcle unas gotas de lavavajillas con agua caliente en un recipiente de tamaño medio hasta que aparezca una ligera espuma. Puede añadir más líquido lavavajillas según sea necesario para crear una solución más fuerte.


Paso 2: Aplicar la mezcla

Vierta un poco de la mezcla sobre una pequeña zona de la lechada manchada. Tenga mucho cuidado cuando utilice esta solución en los suelos de baldosas para evitar resbalar en las zonas jabonosas. Trabaje siempre en pequeñas secciones para evitar inundar el espacio con demasiada agua.


Paso 3: Friegue la zona

Con el cepillo, frote con movimientos circulares para eliminar las manchas de lechada. El líquido lavavajillas y el cepillo trabajan juntos para eliminar la suciedad y la mugre.


Paso 4: Aclarar las baldosas y la lechada

Aclare la zona con agua limpia para eliminar completamente la mezcla jabonosa. Seque con otro paño o toalla limpia. Pase a la siguiente sección pequeña de las baldosas hasta completar toda la zona. En el caso de los suelos de baldosas, puede fregar toda la zona con agua limpia cuando termine.


Método 3: Peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio

Busca en tu despensa y botiquín para este truco: El peróxido de hidrógeno y el bicarbonato de sodio son productos domésticos cotidianos que no son tóxicos pero sí potentes. El peróxido de hidrógeno es un ácido suave con propiedades oxidantes y blanqueadoras y puede desinfectar y descomponer residuos orgánicos como bacterias y moho. El bicarbonato de sodio (o bicarbonato de sodio), en cambio, es una sustancia alcalina. Los ingredientes alcalinos, que suelen encontrarse en los detergentes para la ropa, pueden disolver rápidamente la grasa y las manchas. Además de su popular capacidad para combatir los olores, la textura abrasiva del bicarbonato de sodio lo convierte en un buen agente de fregado. Cuando se combinan, estos dos ingredientes se convierten en una increíble solución de limpieza contra la lechada manchada. Para mejorar aún más el poder de corte de la grasa, añada líquido lavavajillas a la solución.


Herramientas y materiales necesarios:

  • Guantes de goma para limpiar
  • Recipiente o bol pequeño
  • Peróxido de hidrógeno
  • Bicarbonato de sodio
  • Líquido lavavajillas (opcional)
  • Cepillo de dientes de cerdas duras o cepillo para lechada
  • Esponja o paño de microfibra
  • Fregona (sólo para suelos)


Paso 1: Crear una pasta

Combine una parte de peróxido de hidrógeno con dos partes de bicarbonato de sodio hasta obtener una pasta espesa en el recipiente pequeño. Opcional: Añade una cucharadita de líquido lavavajillas a la solución. Crea la cantidad de mezcla que necesites para completar la tarea, pero te recomendamos que hagas lotes pequeños para evitar desperdiciar el producto que no utilices.


Paso 2: Cubrir la lechada

Aplique la mezcla a las líneas de lechada con el cepillo de dientes o el cepillo para lechada, trabajando en secciones más pequeñas para seguir el proceso de limpieza. (Esto puede ser un desastre, así que evite cubrir toda la lechada al mismo tiempo).


Paso 3: Dejar reposar la mezcla

Después de aplicar la pasta a las líneas de lechada, deje que la mezcla se asiente durante unos minutos para que penetre en las manchas.


Paso 4: Utilice un cepillo para limpiar las baldosas

Frote las zonas pegadas con el cepillo de cerdas duras que prefiera. Utilice un poco de grasa para romper las manchas.


Paso 5: Limpie la superficie

Una vez que haya terminado de fregar la suciedad, utilice un paño o una fregona limpia y húmeda para limpiar los restos de pasta. Si la pasta se vuelve sólida, vuelva a utilizar un paño húmedo para ablandarla y limpiarla.


Cómo eliminar las manchas persistentes de lechada

Lamentablemente, algunos de estos métodos de bricolaje pueden no funcionar en lechadas muy sucias. Si se encuentra con algunas manchas especialmente resistentes, recurra a uno de estos métodos más potentes.


Limpiadores comerciales de lechada y azulejos

Diríjase a su tienda de productos para el hogar más cercana y seguro que encontrará algunos limpiadores comerciales de lechada y azulejos que funcionarán para las manchas más difíciles. El lado positivo es que la mayoría de los productos contienen ingredientes eficaces y seguros tanto para los azulejos como para la lechada. De todos modos, lee las instrucciones del producto cuidadosamente antes de usarlo para asegurarte de que el limpiador es seguro para los azulejos en los que estás trabajando. Además, evite mezclar un limpiador comprado en la tienda con otro producto de limpieza o con un limpiador de bricolaje, ya que esto puede provocar reacciones adversas.


  1. CLR Brilliant Bath

Este limpiador multiuso funciona bien en muchas superficies, incluyendo la lechada (sólo en blanco) y los azulejos de cerámica y porcelana. Como parte del programa Safer Choice de la EPA, este producto de CLR no contiene productos químicos agresivos como amoníaco, lejía o fosfatos.

  1. Limpiador de Lechada Black Diamond Stoneworks

Una de las pocas opciones sin ácido disponibles, este spray de limpieza (y el cepillo incluido) es lo suficientemente suave para su uso en todos los azulejos, incluyendo la piedra natural. Aunque el limpiador funciona bien en baldosas y lechadas blancas y de color, es ineficaz para las manchas de agua, el moho y los hongos.

  1. Grout-EEZ Limpiador y Blanqueador de Azulejos y Lechada de Alta Resistencia

Este limpiador de uso intensivo es excelente para lechada blanca y de color y para azulejos de porcelana y cerámica. Grout-EEZ funciona mejor en pisos y viene con un cepillo para lechada (no se incluye el mango del cepillo ni el palo).


Limpieza a vapor de manchas de lechada

Para los peores tipos de manchas de lechada, es posible que tenga que cambiar a un método de vapor. Puede alquilar un limpiador a vapor diseñado para azulejos y lechada o utilizar una mopa a vapor para su suelo de baldosas. Cuando utilice un equipo de alquiler, asegúrese de seguir todos los pasos indicados por la empresa y de utilizar únicamente agua para la limpieza o el producto de limpieza recomendado por ésta, ya que mezclar limpiadores químicos u otros tipos de productos no tóxicos en estas máquinas podría dañar el equipo. Después de una limpieza a fondo con vapor, limpie toda la zona con un paño limpio y seco.


Ventile las habitaciones

Sólo como advertencia, algunos productos químicos de limpieza más potentes también pueden tener olores tóxicos. Mantenga las habitaciones pequeñas bien ventiladas para reducir la posibilidad de inhalar productos químicos fuertes. Utiliza el extractor del baño o mantén una ventana abierta para reducir los humos nocivos.


Productos con los que hay que tener cuidado al limpiar la lechada

¿Puedo usar vinagre para limpiar la lechada de los azulejos?

No debe aplicar vinagre a ninguna lechada sin sellar. Aunque el vinagre blanco es un producto de limpieza económico y ecológico en la mayoría de las situaciones, puede ser más perjudicial que beneficioso utilizarlo en la lechada. Dado que la lechada es porosa, los productos ácidos pueden corroerla y hacer que se agriete y se desmorone.


¿Puedo utilizar la lejía como limpiador de la lechada?

Esto depende del tipo de lejía que utilice. La lejía puede ser demasiado fuerte para ciertos azulejos (como el mármol poroso) y provocar daños irreversibles en el material. Además, la lejía puede eliminar el color de la lechada, arruinando potencialmente el trabajo de los azulejos.


La lejía con oxígeno es una alternativa más segura para limpiar la lechada de los azulejos. Esta forma de lejía, que a menudo se encuentra en forma de polvo, proporciona un nivel de limpieza seguro y potente sin eliminar ningún color. Sólo asegúrese de seguir las instrucciones de uso del fabricante.


¿Puedo utilizar limpiadores de suelos para limpiar la lechada de los suelos de baldosas?

El Consejo de Azulejos y Baldosas de América del Norte (TCNA ) aconseja no limpiar la lechada con limpiadores de suelos a base de aceite o cera. Como hemos mencionado anteriormente, la lechada de cemento normal tiende a absorber las manchas y la suciedad debido a su naturaleza porosa. Aunque son útiles en la mayoría de los tipos de suelos, muchos limpiadores de suelos pueden crear problemas debido a sus residuos cerosos y aceitosos; la lechada no sellada suele absorber esas sustancias, lo que conduce a un deterioro acelerado.

cómo limpiar la lechada de la ducha y el azulejo

Foto vía Chelsea @ Making Manzanita


Cómo limpiar la lechada y los azulejos de la ducha

Para su ducha, los mejores métodos de limpieza abordan tanto los azulejos como la lechada circundante. Anteriormente, recomendamos no usar vinagre en la lechada no sellada. Sin embargo, la lechada de los azulejos de la ducha está sellada para evitar que la humedad excesiva de la ducha o el baño se filtre en la lechada. En este caso, el uso de vinagre para la lechada y los azulejos es una opción rentable y segura en materiales no porosos como la porcelana o los azulejos de cerámica. Para las superficies de mármol y piedra natural, utilice agua o limpiadores especializados.


Cómo limpiar los azulejos y la lechada de la ducha con vinagre y agua


Herramientas y materiales necesarios:

  • Botella de spray de grado químico
  • Vinagre blanco
  • Agua
  • Cepillo de dientes de cerdas duras o cepillo para la lechada
  • Toalla limpia, esponja o paño de microfibra


Paso 1: Mezclar vinagre y agua

Mezcla partes iguales de vinagre blanco y agua en una botella de spray para crear la solución. Asegúrese de que la botella está hecha de plástico de grado químico para que el vinagre no se coma el recipiente. (Las botellas hechas para limpiadores o productos químicos estarán etiquetadas adecuadamente).


Paso 2: Rocíe los azulejos y la lechada

Rocíe los azulejos de la ducha y la lechada que los rodea con la solución de vinagre. Asegúrese de cubrir bien todos los azulejos.


Paso 3: Espere varios minutos

Deje reposar la mezcla durante unos minutos para que la solución penetre en las zonas sucias.


Paso 4: Friegue los azulejos

Utilice el cepillo para fregar bien todas las zonas de azulejos de la ducha.


Paso 5: Limpiar después de la limpieza

Limpie cualquier exceso de solución y suciedad con una esponja o paño limpio y húmedo.


Añade un poco de vapor

Para los restos de jabón, el moho o la suciedad en la lechada, intente añadir un poco de vapor. Después de rociar el limpiador casero de vinagre, cierra la puerta del baño y deja correr el agua caliente de la ducha durante 5 minutos para crear vapor. Cierra el agua y deja que el vapor permanezca en tu baño cerrado durante 20 minutos. El vapor ablanda la suciedad más resistente, lo que hace que la limpieza sea muy sencilla. Para terminar, restriegue la lechada y límpiela con un paño.


Limpiadores comerciales para duchas y lechadas

Si los métodos de bricolaje no consiguen hacer el trabajo en su ducha, intente emplear limpiadores comerciales hechos para los azulejos y la lechada de la ducha. Recuerda que sólo debes utilizar los limpiadores adecuados para tu tipo de azulejos y mantener la zona bien ventilada.


  1. Spray desinfectante Scrubbing Bubbles para combatir la suciedad en el baño

Dado que el alcohol es el ingrediente principal de este limpiador de baños multisuperficies, sólo debe utilizarse en la lechada blanca. Sin embargo, este producto es eficaz para el moho y los restos de jabón en los azulejos de cerámica y porcelana, el cromo, el vidrio y más.

  1. CLR Mold & Mildew Clear

Este limpiador de CLR es otra alternativa de limpieza segura y sin lejía. Este producto combate de forma segura el moho en la lechada, azulejos, piedra natural y otras superficies no metálicas.

  1. Clorox Plus Tilex Removedor de Moho y Mildiu

Si su limpieza de la ducha y la lechada necesita un impulso extra de blanqueamiento, pruebe este spray a base de lejía; asegúrese de utilizarlo sólo en las superficies del baño con lechada blanca.


Consejos y trucos para casos difíciles

Si ninguna de las opciones de limpieza sugeridas funciona con las manchas de lechada o la lechada no es tan brillante como podría ser, puedes intentar pintarla. Los colorantes para lechada, que se encuentran en ferreterías y tiendas de artículos para el hogar, cubren la lechada preexistente no sólo con un color fresco, sino también con un sellador. Sin embargo, el uso de un colorante para lechada no significa que deba omitir la limpieza de los azulejos y la lechada. La Organización Norteamericana de Limpieza de Azulejos (NATCO) advierte que si decide pintar la lechada, tendrá que limpiar a fondo el azulejo y la lechada antes de aplicar el colorante. Los colorantes para la lechada sólo deben utilizarse alrededor de las baldosas de porcelana y cerámica.


Cómo mantener la lechada limpia

Ahora que ha restaurado con éxito su lechada y ha hecho que sus azulejos vuelvan a brillar, siga estos sencillos pasos para mantener su lechada libre de manchas.


Encimeras

  • Limpie las encimeras de azulejos a diario para eliminar las manchas de grasa y comida con un líquido lavavajillas suave con agua o un limpiador comercial multiuso hecho para sus azulejos. Después de usar jabón para platos para limpiar las encimeras, aclare los azulejos con agua limpia y séquelos con un paño limpio o una toalla de papel.
  • Limpie siempre las encimeras después de preparar comida en la superficie para evitar que las manchas se filtren en la lechada.


Suelos

  • Barra o aspire los suelos de baldosas para eliminar los restos persistentes. Pase la fregona una vez a la semana para eliminar el exceso de suciedad.
  • Si sus baldosas están en una zona de mucho tráfico, como un cuarto de limpieza, coloque una pequeña alfombra para recoger los zapatos sucios.


Duchas

  • Utilice una escobilla de goma o un paño seco para limpiar las baldosas después de la ducha y mantener a raya el moho. También puede encender el extractor o abrir una ventana para eliminar el exceso de humedad.
  • Limpia la ducha con un limpiador de azulejos comercial de uso diario o con un spray para duchas hecho por ti mismo.



Resumen

Aunque la visión de la lechada mugrienta alrededor de tus azulejos puede ser desagradable, hay muchas soluciones para dejarlos como nuevos de nuevo. Desde soluciones de bricolaje hasta productos comerciales más potentes, la limpieza de la lechada no tiene por qué ser un reto considerable. Y una vez que la lechada esté limpia, tiene muchas soluciones sencillas para ayudar a mantenerla así, haciendo que las futuras limpiezas sean muy fáciles.

Este proyecto fue traducido del inglés

The author may collect a small share of sales from the links on this page.

Next