Cestas de regalo 101: Cesta de caramelos

Vale, me duelen los dientes sólo de ver esta cesta de regalo. Es una cesta de regalo para el niño que todos llevamos dentro: una cesta de regalo de caramelos en la que incluso la cesta está hecha de caramelos. Willy Wonka estaría muy orgulloso. Tu dentista, no tanto.
La base de la cesta es un pequeño vaso de tres pulgadas de ancho relleno de espuma. Utilicé espuma floral, cortando una columna de la misma y rellenándola en el vaso. En lugar de un vaso, también puedes utilizar una caja alta y delgada. Sólo necesitas algo que sea lo suficientemente grande como para contener la espuma y que pueda ser rodeado por cajas de caramelos.
Alinea cuatro cajas de caramelos alrededor del vaso, sujetándolas con dos gomas elásticas. Estas cajas de caramelos, como las que puedes encontrar en un cine, son perfectas para hacer la "cesta".
A continuación, compra una variedad de barras de caramelo y paquetes de diferentes formas, y pega una brocheta de madera en la parte posterior con cinta de embalar ancha. Las brochetas actuarán como "tallos" que se insertarán en la espuma.
Corta un trozo de celofán de unos 25 centímetros por 25 centímetros, y clava la brocheta en el centro del celofán.
Inserta el pincho en la espuma, y el celofán se agrupa en la parte inferior. Esto añade un bonito toque decorativo a la vez que oculta la espuma.
Llena la cesta con más caramelos, repitiendo el paso con el celofán para todos los caramelos. Colócalos de forma que los caramelos sobresalgan y la cesta parezca más llena. Por último, envuelve la cesta de caramelos con una cinta para ocultar las gomas. Hmm, tal vez deberíamos incluir un tubo de pasta de dientes en esta cesta, también.

Este proyecto fue traducido del inglés