Cómo cultivar arándanos para obtener una cosecha que merezca la pena

Por Judy Schumer


Tener uno de los superalimentos más sabrosos en tu propio jardín es una gran razón para que aprendas a cultivar arándanos. Los arándanos son delicias repletas de antioxidantes y vitaminas que pueden comerse recién sacados del arbusto o de diversas maneras, desde el desayuno hasta el postre. Las tortitas de arándanos frescas y el buckle de arándanos casero son formas ganadoras de obtener un impulso nutritivo de tus golosinas favoritas.


Siempre que dispongas de la tierra adecuada, la luz del sol y proporciones los cuidados que necesitan los arándanos para producir una cosecha abundante, estas frutas son bastante fáciles de cultivar. También son una buena forma de añadir un bonito paisaje que dé frutos. Las hojas de los arbustos de arándanos adquieren un bello color escarlata en otoño y producen delicadas flores en forma de campana en primavera.


Sigue leyendo para saber dónde y cómo cultivar arándanos, cómo cuidarlos mientras crecen y maduran, y cómo cosechar los frutos de tu trabajo.

Arbusto de arándanos creciendo en un contenedor

Foto vía My Garden Shine


Dónde plantar arándanos

La selección del lugar es una parte clave para cultivar arándanos con éxito. Aunque estas plantas pueden crecer en la mayor parte de Estados Unidos, son bastante exigentes en cuanto a la cantidad de sol que necesitan y el tipo de suelo en el que se plantan.


Zona climática

Los arándanos producen frutos en la primavera y a principios del verano en las zonas climáticas 3-9 (consulta tu zona climática aquí).


Sol

Los arbustos necesitan pleno sol durante unas ocho horas al día para crecer y prosperar, así que asegúrate de que los arbustos están plantados en un lugar soleado y alejado de árboles que afecten a su capacidad de absorber la mayor cantidad de sol posible.


Tipo de suelo

El tipo de suelo en el que se plantan los arándanos es crucial, ya que la planta prefiere un suelo ácido con un pH entre 4,0 y 5,2. Evite el suelo arcilloso, o modifíquelo si es necesario, ya que retiene demasiada agua para que los arándanos sobrevivan.


Para saber qué tipo de suelo tiene, hágalo analizar en su centro de jardinería local o realice su propio análisis de suelo en casa. Si necesitas acidificar el suelo, prepáralo unos seis meses antes de plantar los arándanos mezclando bien el azufre granulado en la tierra.


Cuándo plantar arándanos

Deberá tener en cuenta dos cosas a la hora de determinar cuándo plantar arándanos:


Edad de la planta

Elige plantas de dos a tres años con la raíz desnuda para evitar la fragilidad de las plantas más jóvenes y viejas. Las plantas más inmaduras necesitan envejecer para producir una cosecha de arándanos, mientras que las plantas más viejas no soportan bien el trasplante, lo que a menudo puede provocar un shock y la consiguiente falta de frutos durante años. Las plantas jóvenes que encontrará en su vivero más cercano son probablemente la edad ideal para llevar a casa y plantar.

Época del año

El comienzo de la primavera es el mejor momento para plantar arándanos. Como ocurre con la mayoría de las plantas, espera a que pase la amenaza de las heladas en tu zona.

arbusto con arándanos creciendo en él

Foto de Ann S


Cómo plantar arándanos a partir de semillas

Una advertencia antes de empezar: El cultivo de arándanos a partir de semillas es un proceso de varios años, y no obtendrás arándanos frescos del arbusto el mismo año que plantes las semillas. A diferencia de la mayoría de las plantas que comienzan en bandejas de semillas en el interior y luego se trasplantan al exterior el mismo año, las plantas de arándanos necesitan madurar para enraizar y producir frutos con seguridad.

Además, cuando los arándanos están en estado de semilla, se encuentran en un periodo de descanso profundo y necesitan tiempo para despertar de su letargo. Para ello, coloque las semillas en una bolsa de plástico hermética y métalas en el congelador durante 90 días antes de plantarlas.

Una vez que las semillas hayan reposado durante 90 días, sácalas del congelador y plántalas de la siguiente manera:

Herramientas y materiales necesarios

  • Bandeja de horno profunda o bandeja de servir oblonga
  • Semillas de arándanos
  • Musgo Sphagnum
  • Periódico
  • Botella de spray llena de agua destilada
  • Musgo de turba
  • Arena
  • Tierra para macetas
  • Recipiente largo para plantar, como una jardinera


Paso 1: Sembrar las semillas

Extiende una capa uniforme de musgo Sphagnum sobre tu bandeja. Espolvorea las semillas de arándanos sobre el musgo y luego cubre las semillas con otra capa de musgo Sphagnum.


Paso 2: Cubrir y germinar

Cubre la bandeja completamente con papel de periódico. Coloca la bandeja en una zona cálida que mantenga una temperatura media de 70 grados Fahrenheit. Retira el periódico y rocía ligeramente el musgo cada dos días para mantenerlo húmedo, devolviendo el periódico cuando hayas terminado.


Paso 3: Retirar el periódico

Una vez que las plántulas emerjan a través del musgo, retira el periódico y coloca la bandeja en una zona bien iluminada. Evita la luz solar directa, pero proporciona unas ocho horas de luz indirecta al día.


Paso 4: Trasplantar las plántulas

Una vez que las plántulas tengan unos cinco centímetros de altura, es el momento de trasplantarlas a un recipiente largo, como una jardinera, para cuidarlas hasta que sean lo suficientemente grandes como para colocarlas en el exterior. Coloca en la jardinera partes iguales de tierra para macetas, arena y musgo de turba. Trasplanta las plántulas a la jardinera, separando cada planta 15 cm.

Mantén la caja en el interior y sigue regando las plantas de arándanos, manteniéndolas húmedas y expuestas a ocho horas de luz solar indirecta al día.

Una vez que las plántulas alcancen unos cinco centímetros de altura, puedes entresacarlas y trasplantarlas al suelo siguiendo las instrucciones de la siguiente sección.


Cómo plantar trasplantes de arándanos

Una vez que el suelo se haya preparado adecuadamente y se haya comprobado que tiene la acidez correcta, puedes plantar tus arbustos de arándanos directamente en el suelo. Recuerda plantar los arbustos de dos o tres años a principios de la primavera.


Herramientas y materiales necesarios

  • Regla o cinta métrica
  • Plantas de arándanos
  • Pala pequeña de jardín
  • Marga
  • Musgo de turba
  • Cubo o carretilla
  • Mantillo
  • Regadera


Paso 1: Cavar agujeros

Cava agujeros de entre 18 y 20 pulgadas de profundidad y 18 pulgadas de ancho. Quieres que el cepellón esté cubierto, pero no demasiado profundo. Espacia los agujeros a unos 4 pies de distancia, con 8 pies entre cada fila de arbustos de arándanos si vas a plantar varios.


Paso 2: Prepara el hoyo de plantación

En un cubo o carretilla, mezcla dos partes de marga con dos partes de musgo de turba. Coloca una capa (de unos dos centímetros de profundidad) de la mezcla en cada hoyo de plantación.


Paso 3: Plantar los arándanos

Coloca los arándanos en el agujero, colocando con cuidado el cepellón justo por debajo de la parte superior del agujero con las raíces extendidas. Rellena el hoyo con tierra de jardín y apriétalo bien alrededor de las raíces.


Paso 4: Cubrir con mantillo

Una vez plantados los arándanos, extiende una capa de mantillo orgánico sobre la zona de plantación para mantener la humedad en el suelo.


Paso 5: Riegue las plantas

Riega las plantas con suficiente agua para humedecer la tierra.

planta joven de arándanos en la hierba

Foto de LeeEllen Zahorsky


Cómo cuidar las plantas de arándanos

El cultivo de arándanos es una tarea relativamente fácil porque no requiere muchos cuidados más allá del riego, el mantenimiento del mantillo y la comprobación (y ajuste si es necesario) de los niveles de pH del suelo. A continuación se describen formas sencillas de cuidar los arándanos.


Riegue

Proporcione a sus arándanos unos 5 cm de agua a la semana, añadiendo más si es necesario durante los periodos secos y calurosos. La tierra debe estar siempre húmeda pero no empapada. El mejor método para regar los arándanos es mediante un sistema de riego por goteo, que es una manguera que suministra pequeñas cantidades de agua a las plantas de forma continua.


Mantillo

A medida que el mantillo orgánico se descompone, añada otra capa para mantener el suelo constantemente húmedo. Cada capa de mantillo ayuda a añadir nutrientes al suelo a medida que se descompone y se convierte en parte del propio suelo. Añade una capa adicional de mantillo a finales del otoño para ayudar a proteger las plantas de los cambios extremos de temperatura del suelo.


Fertilizante

No necesitará fertilizar sus arándanos el primer año después de la plantación. En primavera, el año siguiente a su plantación, fertilice sus arándanos con una onza de fertilizante 10-10-10 por arbusto.


Aumente la cantidad de fertilizante por año en una onza por arbusto cada año, con un máximo de ocho onzas.


Poda

Durante los dos primeros años después de la plantación, la única poda que debes realizar es la de eliminar las flores que produce la planta para evitar que ésta dé frutos. La paciencia dará sus frutos, ya que la planta reservará su energía joven para crecer fuerte y sana, creando una cosecha más abundante en los años siguientes.


Cuando tus arbustos de arándanos estén en su cuarta temporada, querrás podarlos para fomentar un crecimiento nuevo y compacto. Espera a que la planta esté inactiva a finales del invierno y poda de 1/4 a 1/3 de la masa de la planta. Utiliza unas tijeras de podar afiladas para no dañar la planta y recorta las ramas enredadas o muertas para permitir que la luz del sol llegue al tallo principal del arbusto.


Plagas y enfermedades

Como cualquier planta, los arándanos pueden ser víctimas de hambrientos depredadores. He aquí algunas plagas y enfermedades comunes de los arándanos a las que hay que prestar atención y cómo solucionarlas y prevenirlas:


Aves y fauna silvestre: Las mayores amenazas para su cultivo de arándanos son los pájaros y otros animales salvajes. Una vez que su jardín se ha establecido como un bufé de arándanos para los animales de su zona, se convertirá en una fuente constante de alimento para ellos y una cosecha inexistente para usted.


La mejor manera de conservar sus arándanos es utilizar una red para pájaros o fauna silvestre. Puedes colocar la red sobre unas cuantas estacas para proporcionar una cobertura uniforme a los arbustos de arándanos, o puedes construir una cubierta para arbustos de arándanos. Dependiendo de los tipos de pájaros o de la fauna salvaje de tu zona, puede que necesites una red de alta resistencia; consulta en tu centro de jardinería local para que te orienten.

Gusanos de los arándanos: Otra plaga común es el gusano del arándano. Si observas pequeños insectos volando alrededor de los arbustos de arándanos de tu jardín, es muy probable que tengas gusanos de los arándanos. Para comprobar su cultivo, mezcle dos cucharaditas de sal en una taza de agua y sumerja algunos arándanos en el agua. Espere unos 15 minutos. Si los gusanos salen de los arándanos, tiene gusanos de los arándanos.

No te preocupes, tus arándanos no están condenados; de hecho, siguen siendo comestibles. Sólo tienes que asegurarte de que, cuando recojas los arándanos, los guardes en la nevera durante 48 horas para matar a los gusanos. Sabemos que esto suena asqueroso, pero los gusanos han estado presentes en más frutas compradas en la tienda de lo que te imaginas. Se pueden comer con seguridad porque las bayas se refrigeran antes de ser transportadas a las tiendas.

Puedes evitar que las moscas maduras pongan más huevos, que luego se convierten en gusanos, colocando trampas. Cubra una manzana con un atrayente pegajoso para la mosca de la fruta y cuélguela cerca del arbusto de arándanos afectado. Las moscas se posarán en la sustancia pegajosa y quedarán atrapadas hasta que mueran.

Orugas: Hay muchos tipos diferentes de orugas, algunas de ellas atraídas por los arbustos de arándanos. Consumirán las hojas del arbusto, dejándolo estéril para cuando terminen de alimentarse. Para deshacerse de las orugas, aplique un insecticida orgánico alrededor del arbusto de arándanos, tratándolo de forma conservadora para evitar que afecte a los insectos amigos.

Baya de la momia: La baya momia está causada por un hongo que se transmite por el aire y que hace que tus arándanos se vuelvan grises, rígidos y arrugados. Si se deja solo, el hongo puede extenderse y dañar gravemente su cosecha.


Para evitar que el hongo se propague, retire las bayas momificadas y tírelas en una bolsa de basura cerrada para evitar la propagación de las esporas del hongo. Una vez terminada la temporada de crecimiento, cubra la base de los arbustos de arándanos con mantillo fresco. Como la enfermedad se transmite por el aire, cubrir las esporas las matará y evitará que la enfermedad se propague.


Cómo cosechar y almacenar los arándanos

Los arándanos son una fruta de verano, que se cosecha en julio y agosto. Esperar la cosecha de arándanos requiere algo de paciencia; es posible que puedas cosechar algunas bayas en arbustos de tres años, pero la mayoría de los arbustos de arándanos no maduran y producen completamente hasta que tienen unos seis años.

Una vez que las bayas se vuelvan azules, espera una semana antes de cosecharlas. El momento es clave, ya que no debes dejar los arándanos maduros en el tallo demasiado tiempo, o se caerán al suelo. Comprueba los arándanos cada día moviendo ligeramente el tallo; deberían caer fácilmente en tu mano cuando estén listos.

Una vez cosechados los arándanos, colócalos en el frigorífico. Lávalos justo antes de utilizarlos. Puedes conservar y congelar los arándanos en bolsas de congelación hasta 12 meses. También puedes deshidratar los arándanos para utilizarlos en tus recetas durante todo el año.

¿Cultivas arándanos? ¿Cuáles son tus formas favoritas de utilizarlos? ¡Háznoslo saber en los comentarios!

Este proyecto fue traducido del inglés