Cajas de madera recicladas

$30
2 Hours
Fácil
Al crear la habitación de Sebastian, inspirada en el transporte, una de las cosas que hice fue "cambiar", por así decirlo, cuatro cajas de madera para guardar juguetes y libros. Estas cajas no tenían nada de malo, de hecho las compré por una ganga. Simplemente eran aburridas. Aburridas, de madera, sin más. Sin embargo, no había nada que no pudiera solucionarse con una capa de pintura, algo de amor y cuidado, un poco de cuerda y creatividad.
Lo primero es lo primero, necesitaban un cambio de color, la madera aburrida no iba a ser suficiente (al menos no para la visión que tenía en mente). Empecé con una base de blanco tanto en el interior como en el exterior para aligerar, alegrar y refrescar.
A continuación, me tocó ser creativa (marginalmente). Me decanté por los triángulos y me inventé un pequeño patrón, nada muy complicado, simplemente sencillo y fácil.
Armada con un lápiz para dibujar el patrón, cinta adhesiva para los bordes principales, el color que había elegido (Lake Coleridge, un azul brillante y vibrante) y un par de pinceles, me dispuse a pintar el patrón elegido en los laterales.
Una vez seco, añadí unas asas de cuerda a las cajas. Y ahí lo tenéis, cuatro cajas completamente renovadas y recicladas, perfectas para guardar juguetes y libros en la habitación de un niño de dos años.
Para ver más fotos y el post completo, visita el blog :-)

Este proyecto fue traducido del inglés